Madison


Aunque durante algunos momentos de su existencia, mantuvo algunas diferencias, la madison se asemeja actualmente bastante hasta el punto que podría definirse como una puntuación por parejas, en la que un corredor esta activo en carrera y el otro rodando por la parte superior de la pista a la espera de recibir el relevo. El relevo se podrá hacer dándose la mano o al culotte.

La clasificación se determina por la suma de puntos obtenidos en los sprints intermedios y por las vueltas ganadas. En el primer caso se adjudican 5, 3, 2 y 1 punto a los cuatro primeros ciclistas, salvo en el último sprint, que tiene puntuación doble, mientras que por vuelta ganada se suma un bonus de 20 puntos, así como se resta dicho bonus por vuelta perdida. En caso de igualdad de puntos desempata el resultado del sprint final.

Un corredor de cada pareja saldrá de meta, la mitad agarrados en la balaustrada y la otra mitad, sujetos por sus técnicos en el pasillo de sprinters. Un segundo grupo de corredores, integrado por el otro corredor de cada equipo, se colocará en fila india a lo largo de la balaustrada exterior opuesta. La salida se da tras una vuelta neutralizada mediante un disparo de pistola. El segundo grupo de corredores no podrá salir a pista hasta el paso del primer grupo por contrameta, ya con la carrera comenzada.

La competición debe  desarrollarse sobre las distancias, número de vueltas y de sprints, conforme se indica en el cuadro. En los Campeonatos del Mundo, así como en JJ.OO y desde este año en Copas del Mundo,  la distancia aproximada será de 50 kilómetros para los hombres élite, 30 kilómetros para las féminas élite, 30 kilómetros para los hombres júnior, y 20 kilómetros para las féminas júnior, dependiendo de las dimensiones del velódromo.

En la última modificación del reglamento UCI también se unifica la distancia de los sprints: cada diez vueltas en pistas de menos de 333,33 metros y cada cinco en las demás.

Se considera vuelta ganada cuando uno o varios corredores estén entrando en el grupo que se considera más numeroso. Normalmente se suele tener claro este concepto, aunque si hay dudas entre dos grupos con idéntica composición numérica, se considera como principal en el que están los hombres que se juegan la carrera. Desde la misma forma que sucede con la puntuación, y para evitar la picaresca de ciclistas que esperen sin entrar para sumar la siguiente puntuación, los árbitros consideran vuelta ganada cuando están ya en disposición de entrar. Los puntos serán atribuidos inmediatamente a los siguientes corredores que figuran como nueva cabeza de carrera.

En caso de caída o incidente mecánico de uno de los corredores, su compañero debe inmediatamente ocupar la posición del equipo en carrera. No habrá neutralización. Si los dos ciclistas del equipo caen simultáneamente, la pareja tendrá derecho a una neutralización igual al número de vueltas lo más aproximado a una distancia de 1.000 metros. Cuando vuelva a la pista uno de los dos integrantes debe ocupar la posición que tenía el equipo en el pelotón antes del accidente. No podrán sin embargo incorporarse en el último kilómetro, y serán clasificados según los puntos que tenían en el momento del accidente.

Como sucede en las otras pruebas de fondo, si durante la neutralización el grupo en el que iba dicho corredor gana o pierde vuelta, también se le acreditará esta circunstancia.

Los equipos doblados tres veces por el pelotón principal pueden ser eliminados por los comisarios.

En caso de caída que implique a más de la mitad de los equipos (calculada sobre la base de un corredor por equipo), la carrera será detenida y los comisarios establecerán la duración de la interrupción. La nueva salida se dará a partir de las posiciones en el momento de la caída. Si la pista llega a quedarse impracticable, por cualquier razón, los comisarios tomarán las siguientes decisiones, según se muestra en la tabla.

Como ocurre con la puntuación, la madison también tiene color español con cuatro parejas campeonas del mundo desde que se comenzó a disputar esta prueba en los Mundiales, en 1995. Joan Llaneras es triple ‘arco iris’, en una ocasión con Miquel Alzamora (1997) y en dos con Isaac Gálvez (1999 y 2006), mientras que el cuarto título lo lograron David Muntaner y Albert Torres en 2014. El menorquín, ahora con Sebastián Mora, suma otra plata y otro bronce y dos títulos continentales. Tanto el francés Morgan Kneisky –con tres compañeros distintos- como el británico Marc Cavendish –dos veces con Bradley Wiggins- también suman tres títulos.

La prueba femenina se introdujo en 2017 y como la masculina, se disputará en los Juegos Olímpicos de Tokio, tras una ‘desaparición’ de dos olimpiadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario