Injusto sistema de clasificación para Degrendele y otras 'keirinistas'

Degrendele. Foto: Beat Cycling Team
La web del equipo neerlandés de pista Beat Cycling publicaba hace unos días un interesante análisis titulado La injusta batalla de Nicky Degrendele’, escrito por uno de los responsables del equipo, Edwin Gulick, en el que se centraba en los problemas que ha tenido la velocista belga en su lucha -finalmente no conseguida- por estar en los Juegos Olímpicos de Tokio en keirin, disciplina en la que llegó a ser campeona del mundo en 2018, por un sistema clasificatorio que prima el potencial de las naciones por delante del de las ciclistas.

Aunque os recomiendo que leáis el artículo, la postura de Gulick se centra en que las normas de clasificación benefician a los países con más velocistas, no sólo por poder clasificar en la velocidad por equipos para todas las pruebas de sprint sino porque en determinadas ocasiones algunos países han conseguido sumar con dos corredoras, obteniendo una ventaja en los rankings olímpicos, que no ha tenido Bélgica, que sólo cuenta con Degrendele. De hecho, si solamente se sumasen los puntos de la mejor corredora en cada competición puntuable -recordemos, Copa del Mundo, Campeonato Continental y Campeonato del Mundo en estas dos últimas temporadas- tanto Bélgica, con Degrendele, como Colombia, con Martha Bayona, se habrían clasificado para Tokio.

El autor se plantea una cuestión: “¿por qué la UCI utiliza un criterio de selección que permite a múltiples atletas acumular puntos sabiendo que esto es claramente injusto para los países más pequeños? La respuesta honesta es: no lo sé”. 

En este sentido convendría recordar una razón decisiva que no es estrictamente deportiva, el hipercrecimiento de la participación en los Juegos Olímpicos, en todas las disciplinas, que obliga a recortar el número de atletas, con presencias ínfimas en algunas modalidades -por ejemplo el Freestyle sólo tendrá 9 clasificados- o ‘alteraciones’ como la mencionada en la velocidad donde la clasificación de los ocho mejores equipos marca de forma casi decisiva la presencia en las otras dos pruebas ‘cortas’.

Finalmente Gulick recuerda que de las 30 mejores del ranking individual femenino de keirin, diez de ellas no estarán en Tokio, entre ellas las mencionadas Bayona -tercera- y Degrendele -undécima-, pero también Katy Marchant -decimocuarta- o nuestra Helena Casas -decimoséptima-.

La pista como base: No es una pérdida de tiempo, por Jaume Mas

En este nuevo artículo sobre preparación en estas semanas de parón de la actividad, queremos plasmar las excelencias del trabajo a velódromo y las repercusiones físicas y técnicas que nos beneficiarán por las otras especialidades del ciclismo con este. A todo esto que exponemos, aparte de nuestras propias conclusiones, añadimos aportaciones de gente a que le tenemos mucho respeto ya quien podemos considerar maestros y entrenadores reconocidos, que hacen mucha parte de las preparaciones encaminadas a la pista ya la vez al ciclismo de ruta, BTT, BMX o triatlón.
Jaume Mas, en su época de seleccionador español
  • Entrenar y competir en pista es ideal para las habilidades de la técnica de las bicicletas. Rodar sin frenos y con piñón fijo significa que movernos requiere más habilidades y más anticipación que en la carretera.
  • El desarrollo fijo ayuda a desarrollar una técnica de pedaleo redondo / suave. 
  • Las carreras cortas, el piñón fijo y el pedaleo son excelentes para el desarrollo de la velocidad, la fuerza, la cadencia y otros factores, como visión de carrera, ritmos y economizar gastos energéticos. hacer todo esto a una temprana edad crea una base óptima para más adelante. 
  • El ciclismo en pista es una parte importante de la educación general. Un (antiguo) corredor de pista será un corredor, en general, más completo que un corredor tan sólo de ruta, que nunca ha hecho ninguna especialidad más 
  • El ciclismo en pista tiene una larga tradición, pero también ofrece más medallas olímpicas que cualquier otra especialidad de ciclismo. Entonces, si una federación necesita el éxito olímpico para recibir fondos, la mejor opción es la pista. 
Hay otras ventajas de la práctica del ciclismo en pista por un corredor de ruta, sobre todo en las primeras etapas de su formación como ciclista. Su entrenamiento y competición desarrollan y mejoran una serie de destrezas que tienen aplicación para las carreras de ruta: la situación en el piloto, la anticipación a las acciones del contrario, la rápida reacción frente una acción imprevista, la visión y análisis inmediato de situaciones tácticas, etc. son situaciones que se dan en múltiples ocasiones durante una prueba de pista, de una duración muy corta en comparación con una carrera de ruta, y son éstas las situaciones que requieren un análisis inmediato y una respuesta adecuada que se dan en contadas ocasiones pero que son decisivas para la victoria. 

Como deporte en sí, de forma exclusiva, el ciclismo en pista ofrece posibilidades a deportistas de muy variadas características debido al amplio abanico de pruebas que se disputan en el velódromo: pruebas de velocidad, de resistencia, pruebas mixtas, pruebas en equipo, etc. En muchos casos, son corredores que por su físico y envergadura no son muy aptos los calendarios de ruta, sobre todo en países con muchos desniveles. Se trata de un deporte que tiene el suficiente atractivo y recorrido por una carrera deportiva como para dedicarse plenamente a ella. Evidentemente hace falta un carácter especial, al igual que puede ocurrir en atletismo o en natación. Puede parecer que estar durante horas haciendo giros a la izquierda puede resultar una forma aburrida de entrenar. Afortunadamente, la variedad y emoción del entrenamiento y la competición compensan ampliamente el esfuerzo. Por otra parte, el entrenamiento en gimnasio y en la ruta son un complemento perfecto y necesario para el rendimiento en la pista.

Foto: Albert Rabadán, FCC.
Ventajas en el desarrollo físico

En cuanto al desarrollo de las cualidades físicas, cabe resaltar que el simple hecho de rodar con piñón fijo para un peralte obliga a la realización de un esfuerzo continuado, a una cadencia sensiblemente más alta que en la ruta, y sin posibilidad de dejar de pedalear en ningún instante. Esto se traduce en la mejora de la potencia sostenida de pedaleo, determinante en las situaciones decisivas. El entrenamiento y competición en las pruebas cronometradas en la pista (persecución, kilómetro o 200 metros) requieren un perfecto control del ritmo durante la duración de la prueba, incluso en la más rápida, y también en las series de entrenamiento. Control que tiene su aplicación directa en las pruebas de contrarreloj, en los ataques o en la preparación del sprint final.

Es por ello que la pista es la verdadera escuela del ciclismo. Técnicamente, un corredor que viene de la pista dentro de un piloto se ve rápidamente. Se trabajan y tecnifique pruebas que sirven para la competición: las llegadas y las pruebas cronometradas. Al velódromo se trabaja y educa al corredor para evitar malas posturas sobre la bici. Dentro de un velódromo, los chicos pueden practicar deporte al aire libre sin el peligro del tráfico rodado.

Solo hay que ver que la mayoría de equipos World Tour, del primer nivel mundial, aprovechan los meses de preparación para hacer los test y pruebas de material en velódromos. De hecho, hay muchísimos casos recientes al piloto internacional de corredores / as que destacan previamente en la pista a nivel mundial. Es el caso de destacados ciclistas de ruta como Geraint Thomas, Fernando Gaviria, Simon Yates, Tatiana Guderzo, Amanda Spratt, Marta Bastianelli, Pascal Ackermann, Filippo Ganna, Letizia Paternoster, Chloe Dygert, Caleb Ewan, Elia Viviani, Michael Morkov, Roger Kluge, Bradley Wiggins, Mark Cavendish, Stefan Küng, Lisa Brennauer ... y en el caso de profesionales catalanes actuales, Marc Soler o David de la Cruz.

Por supuesto, teniendo de referencia también especialistas nuestros que han hecho y hacen carrera en pista, destacando la presencia los últimos Juegos Olímpicos de la velocista villa-secana Helena Casas. También el paralímpico Juan José Méndez, presente en las últimas cuatro citas olímpicas, es todo un ejemplo de la compatibilización de la pista y la ruta (prueba son sus medallas en persecución los años 2004 y 2008, a la vez que alcanzaba en contrarreloj de ruta en 2008), al igual que lo fue el campeón del mundo de persecución y medallista olímpico en Atenas 2004, Sergi Escobar.

Marco Villa. Wikipedia
Nos acabaría acabar con unas reflexiones del ex corredor y actualmente seleccionador italiano Marco Villa. En el siguiente enlace podéis encontrar la entrevista entera, donde trata el éxito de casos de actualidad como el de Elia Viviani:

"Diría que no nos falta talento. Y con igual certeza y serenidad digo que sí, nuestro problema se refiere a la ausencia de infraestructura adecuada. Pero me permito hacer una crítica. Yo mismo, Martinello, Lombardi ... que hicimos ganó varios títulos, entrenábamos a menudo y de buena gana incluso en velódromos descubiertas. en Italia, mientras fue allí, el viejo velódromo de Montichiari sí que nos permitía un recinto cerrado. Pero los velódromos abiertos no se utilizan incluso cuando hace buen tiempo. Entonces no es sólo un problema de infraestructura, también hay algo más. no tenemos, a día de hoy, la mentalidad correcta o adecuada para interpretar la pista. Países como Australia e Inglaterra, especialmente esta última, no cuentan con un clima tan bueno y ganan tanto en la carretera como en la pista".

"El problema, si puede decirlo así, es que casi todos los directores deportivos vienen de la carretera. Tienden a dirigir a sus corredores de acuerdo con las elecciones que ellos hicieron cuando eran jóvenes, cuando corrían. Es por ello que la pista a menudo se ve con miedo, un riesgo, una pérdida de tiempo: porque muchos ya lo pensaban cuando corrían. Desde mi punto de vista, el camino correcto debe incluir la pista como punto de partida y la carretera como posible destino".

Jaume Mas (Comisión Pista y Comisión Técnica de la FCC)

Agradecimientos a: Marco Villa (seleccionador italiano de pista masculino), Dino Savoldi (seleccionador italiano de pista y ruta femenino), Sven Meyer (seleccionador alemán de pista), Eloy Izquierdo (profesor de educación física y entrenador entre otros de Ricardo Ten y Maurice Eckhard, campeones del mundo paralímpicos), Luis Román-Mendoza (actual editor de Trackpiste.com), Marta Villajosana (ex corredora olímpica, practicante de ruta, pista y BTT), Juan Medina (ex seleccionador catalán de pista), Carles Torrent (ex corredor profesional de ruta y pista, medallista olímpico y mundial).

Publicado en la web de la Federació Catalana de Ciclisme.

Seis corredores, preselección de Sudáfrica para el Mundial junior

Cycling Sudafrica se ha convertido en la segunda nación en anunciar su preselección para el Campeonato del Mundo de pista junior, que se celebrará en El Cairo (Egipto), del 16 al 21 de agosto de 2020 y que está formada por seis corredores, todos hombres, y un reserva.
  • Alexander Craddock: Velocidad individual, kilómetro y keirin
  • James Swart: Velocidad individual, kilómetro y keirin
  • Kyle Swanepoel: Persecución individual, omnium, persecución por equipos
  • Dillon Geary: Persecución individual, carrera por puntos, persecución por equipos
  • Jonty Bouwer: Scratch, Madison, persecución por equipos
  • Chanton Perrins: Madison, persecución por equipos
  • Dian Janjetich (reserva): Persecución por equipos
Destacar que en la relación no figura ningún pistard para la eliminación, prueba que ya figura en el programa del Mundial de El Cairo.

Estrellas olímpicas (IX): El complicado sueño de uno de los mejores pistards del siglo, Ed Clancy, de ser oro olímpico por cuarta vez


Foto: SWPix
Aunque en España no sea tan conocido como sus coetáneos Bradley Wiggins, Geraint Thomas o Mark Cavendish, Ed Clancy es uno de ellos grandes fondistas del siglo XXI: triple ganador de la persecución por equipos en Pekin’08, Londres’12 y Rio’16 -lo que no hizo ninguno de los anteriores-, así como bronce en el ómnium en los Juegos de casa. Además, en su palmarés figuran otros seis ‘arco iris’ -campeón del mundo en persecución cinco veces, la primera en 2005, la última en 2018- y una más en ómnium, en 2011- y otras tantas medallas mundialistas, y un reconocimiento como oficial de la Orden del Imperio Británico (OBE) en 2017.

El sueño del de Yorkshire es retirarse con un cuarto título en la persecución y así había planeado su carrera: ir a por esa medalla en Tokio 2020 y colgar la bicicleta tras los Juegos. El aplazamiento de la cita olímpica un año ha estado a punto de frustrar ese sueño -otra cosa es que lo pueda conseguir por el potencial de sus rivales, como reconocía hace meses-, aunque al final se ha dado un año de margen, según declaraba esta semana en el Daily Mail. Pensé bastante en dejarlo tras el aplazamiento. Tuvimos una conferencia del grupo por Skype y les dije que lo estaba pensando. Seamos realistas. Tengo 35 años ahora y tendré 36 años y medio el próximo verano. He sido uno de los mejores perseguidores durante mucho tiempo, pero cuando cumples los 30 años cada vez es más difícil”, manifestaba Clancy.

Al frente de la cuarteta. Foto: British Cycling
“Pero tuvimos una buena conversación sobre cómo podríamos aprovechar mejor este tiempo y después de eso, me dije: ‘Si tenemos cuidado y podemos planear esto bien, ¿por qué no?’. Sigo pensando que es factible. Siempre me ha gustado un desafío, así que lo intentaremos. Mi objetivo era llegar a Tokio y todavía quiero verlo. Supongo que ahora estamos a cuatro quintos del camino de este ciclo olímpico y que sería una pena parar después de llegar tan lejos”.

Pero, como decíamos, el objetivo del oro está francamente complicado para Clancy y sus compañeros en la cuarteta británica; incluso estar en el podio de Tokio. Del equipo que logró el oro en Rio estableciendo el récord del mundo (3.50.265) solo queda él, una vez que Burke, que tenía un papel secundario en los últimos años, anunciase su retirada el pasado mes de noviembre. Junto a Clancy, Kiam Emadi, Ollie Wood, Charlie Tanfield y Ethan Hayter -con apariciones puntuales de Mark Stewart, Mathew Walls o Ethan Vernon- han sido los integrantes de dicha cuarteta, y los que tendrán que jugársela dentro de un año, ya que no hay opciones de incluir nuevos valores o recuperar a ciclistas como Owain Doull, el profesional de Ineos que estuvo en esa formación de Rio.

Ultimo arco iris, en Apeldoorn 2018. Foto: UCI Track
Pero las referencias no acompañan: en lo que llevamos de ciclo olímpico, el mejor resultado británico fue el oro en el Mundial de 2018… posiblemente por la ausencia australiana, como se vio unos meses después de los Juegos de la Commonwealth, y sin poder superar en ningún momento su plusmarca olímpica. De hecho, el mejor registro de este periodo han sido los 3:50.341… que solo les valieron para ser séptimos en la clasificatoria del último Mundial, lo que habla a las claras de una prueba en la que los mejores tiempos de sus directos rivales son impresionantes: 3:44.672 de Dinamarca, 3:46.513 de Italia, 3:47.501 de Nueva Zelanda -todos ellos logrados en Berlín- o 3:48.012 de Australia, que fueron record del mundo en el del año anterior en Pruszkov.

Personalmente, tengo que reconocer que es un ciclista que me cae especialmente simpático, después de haber mantenido una pequeña charla en una lejana edición del Cinturón de Mallorca -2010 o 2011- cuando se preparaba para Londres. Su palmarés, y detalles como ser capaz de participar en el equipo de velocidad, como tercer relevista tras Philip Hindes y Jason Kenny, haciendo 13.5 en su posta y llevar al equipo a la plata con 44.1, dice todo de su potencial y de su clase como corredor que, como decíamos, quizá sería más conocido en España de haberse prodigado más en carretera.

Cottbus y Tula se disputarán en nuevas fechas tras la suspensión

Velodromo de Cottbus. Wikipedia Commons
La suspensión de todas las pruebas ciclistas de mayo ha afectado también a las competiciones de pista. Y aunque no hay grandes eventos en este periodo -salvo los Campeonatos Panamericanos, que ya fueron suspendidos con anterioridad- hay algunas pruebas de referencia.

Una de ellas es el 'Großer Preis von Deutschland im Sprint 2020', previsto en Cottbus (Alemania) los días 22 y 23 de mayo, y cuyo organizador ha comunicado a Baanwacht que aplaza la prueba y buscará una fecha más propicia.

En la misma situación está el Gran Premio de Tula, en esta ciudad rusa, y que debía tener lugar a finales de mes. El presidente de la federación regional de ciclismo de Tula, Valery Grinkovsky, manifestaba que la prueba no se puede celebrar en las fechas previstas “de acuerdo con la decisión de la UCI, pero existe la posibilidad de posponerlo hasta agosto o septiembre”, de acuerdo con la evolución y la posibilidad de organizar eventos masivos en Rusia.

Los flecos pendientes con las nuevas fechas de los JJ.OO y JJ.PP

El establecimiento el pasado lunes de las fechas de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos en 2021 - 23 de julio al 8 de agosto y del 24 de agosto al 5 de septiembre, respectivamente- supone un motivo para la tranquilidad de los deportistas que participarán en este evento, aunque aún no se sepa cuando podrán comenzar a entrenarse y competir con normalidad. El anuncio se completaba dando oficialidad a algo que ya se había comentado ‘sotto voce’, que todos los deportistas ya calificados y los cupos ya asignados para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 permanecerán sin cambios.

Una nueva cuestión que planteaba dudas se resolvía el pasado jueves con una conferencia de prensa con cuatro directores generales del COI, uno de los cuales, Kit McConnell, confirmaba que “el cronograma de las competiciones en los Juegos permanece en su lugar. Obviamente, puede que tenga que haber algunas adaptaciones a medida que trabajamos todos los ajustes necesarios, pero el calendario se mantiene en su lugar”. Es decir, que a falta de la publicación definitiva, podemos decir que las pruebas de pista cerrarán los JJ.OO, del 2 al 8 de agosto, mientras que en los JJ.PP. las competiciones en el velódromo de Izu serían entre el 25  y el 28 del mismo mes.

Pero son muchos los flecos -algunos bastante grandes- vinculados al nuevo desarrollo de los Juegos Olímpicos, a pesar de que el proceso de clasificación está ya culminado y cerrado, lo que supone una tranquilidad que no tienen otros deportes, incluso otras modalidades ciclistas.

Velocidad femenina, ¿con dos o tres corredoras?

Las alemanas, actuales campeonas del mundo,
¿competirán todas ellas juntas en 2021?. Foto: UCI Track
De la más ‘curiosa’ se hacía eco hace unos días el pistard Itmar Esteban, y se refería al desarrollo de la velocidad por equipos femenina. Como recordaréis, la UCI anunció que a partir de 2021 -ya en la nueva Copa de las Naciones- se competirá con equipos de tres mujeres. Ello supondría estar corriendo con tres ciclistas todo el año, para retornar exclusivamente en la cita olímpica a los antiguos equipos de dos -porque es inviable aplicar la nueva fórmula en Tokio- y pasar a competir ya con carácter definitivo con tríos nuevamente en el Mundial de Ashgabad.

Afortunadamente esta norma puede ser fácilmente cambiada, de manera que no afecte a nadie en este 2021: posponer la adopción de los tríos femeninos hasta 2022, es decir que todas las competiciones de la próxima temporada se sigan disputando con dúos.

De cara a los Juegos, hay que recordar que en ciclismo en pista las plazas no son nominales, y que puede ocuparlas cualquier pistard que haya conseguido al menos 10 puntos y que haya nacido antes del 1 de enero de 2003. Lo lógico es que se sigan respetando estos criterios. Pero, ¿qué pasaría si algún país perdiera -por retirada, por lesión- a alguno de los ciclistas que han ‘clasificado’ y no tuviera otros que cumplieran esas condiciones?

Reordenación del calendario, sobre todo paraciclista

Las fechas de la temporada 2021 también podrían necesitar algún ajuste. No me refiero a los I Campeonatos de Europa de ciclismo, programados en Minsk del 1 al 15 de agosto, ahora inviables con los JJ.OO y de casi imposible colocación ese mismo año y sobre los que ni la Federación Bielorrusa ni la UEC se han pronunciado aún. Me refiero a la Copa de las Naciones, cuyas tres mangas están previstas en marzo, abril y mayo, y sobre todo al test olímpico Ready Steady Tokyo que se iba a disputar precisamente en estos días, sin ningún problema de incompatibilidades de fechas, pero problemas de acoplar en el apretado invierno de 2021.

En el caso de la competición paraciclista, los temas pendientes son mucho más abundantes: completar el proceso de clasificación en carretera, incluyendo las fechas del Mundial 2020, previsto en Ostende (Bélgica) este mes de junio y definitivamente suspendido, así como recolocar los Campeonatos del Mundo del próximo año, tanto el de pista, en Rio de Janeiro (Brasil), a finales de marzo -unas fechas demasiado tardías-, como el de carretera, en Cascais (Portugal), los últimos días de agosto, absolutamente incompatible con los Juegos Paralímpicos.

Las obras del velódromo de Sola, el único de Noruega, a buen ritmo


Foto: Tor Helge Skretting, en Facebook
Aunque no se sabe si podrá estar terminado en el primer semestre de 2020 como estaba previsto, las obras del velódromo de Sola marchan a buen ritmo.

Se trata del único velódromo existente en Noruega, concretamente entre los municipios de Sola, Sandnes, Stavanger y Randaberg -a unos 200 kilómetros al sur de Bergen-, que empezó a construirse en mayo de 2018, con una pista de 250 metros de cuerda y otras salas deportivas.

Hay que recordar que la ciudad de Hamar acogió los Mundiales de pista -entonces conjuntos con los de carretera, que fueron en Oslo- en agosto de 1993, pero con una pista desmontable en el Vikingskipet -barco vikingo, en noruego-, un recinto polideportivo que un año más tarde habilitó la pista de hielo para el patinaje de velocidad en los JJ.OO de invierno de Lillehammer. La madera de la pista fue usada para el Ballerup Super Arena, en Copenhague, ya con carácter permanente.