El segundo día del Mundial, marcado por la reafirmación de las cuartetas de Alemania e Italia y la emoción 'arco iris' de Paternoster

La reafirmación de las cuartetas de Alemania, femenina, e Italia, masculina; la emoción de Letizia Paternoster al ganar el arco iris en la eliminación, su prueba favorita, tras dos años realmente negativos por accidentes y lesiones; la continuidad de Harrie Lavreysen como campeón mundial de keirin, tras el fiasco olímpico, y la confirmación individual de Donavan Grondin. Así podría definirse lo ocurrido en la segunda jornada de los Mundiales de pista de Roubaix, y que de nuevo apenas tuvieron protagonismo español.

Alemania completaba su triple corona con el Mundial tras el título olímpico y el continental. Como decía su corredora más carismática, Lisa Brennauer, “tras ganar en Tokio corremos sin presión, día a día”. Y de esta forma se plantaban ante Italia en una final a priori más igualada de lo que realmente fue, ya que en la clasificatoria solo les separó un segundo, pero en la final, tras una primera mitad bastante igualada, las germanas superaron a las transalpinas en casi cinco segundos, con un espectacular tiempo de 4:08.752, el mejor marcado siempre después de los de Izu, frente a los 4:13.690. De esta forma, Brennauer, Franziska Brausse y Mieke Kroeger confirmaban el triplete con una Laura Suessemilch que se ha confirmado como una compañera perfecta tras la baja por lesión de Lisa Klein. Por Italia, Elisa Balsamo, Martina Alzini, Chara Consonni y Martina Fidanza demostraban una vez más su prometedora evolución, acompañadas en el podio por una Paternóster que se reservó para la eliminación.

El bronce, para Gran Bretaña (Katie Archibald, Josie Knight, Neah Evans y Megan Barker) con claridad ante una Canadá que apretó en la primera ronda para dejar fuera de la consolación a Irlanda, pero que quedaba bastante lejos de las británicas: 4:17.359 a 4:22.889.

Por su parte, Italia y Francia ofrecieron una emocionante final hasta el último kilómetro, cuando los transalpinos se distanciaron irremisiblemente y los galos tuvieron algunos problemas para mantener su formación: 3:47.192 a 3:49.168. De esta forma, Lian Bertazzo festejaba emocionado un éxito que no pudo vivir en los Juegos, cuando quedó fuera de la lista olímpica, acompañado esta vez de los olímpicos de oro -con su casco dorado a diferencia del azul de Bertazzo- Filippo Ganna, Simone Consonni y Jonathan Milan, subiendo también al podio Francesco Lamon, participante ayer en primera ronda. Francia demostró con Thomas Boudat, Thomas Denis, Valentin Tabelion y Benjamin Thomas que está muy bien encaminado hacia los Juegos del 2024.

Como en las féminas, Gran Bretaña completaba el podio, al superar a Dinamarca en una consolación que solo se decantó hacia los británicos Ethan Hayter, Ethan Vernon, Charlie Tanfield y Oliver Wood en la parte final: 3:51.205 a 3:53.182.

La emoción de Bertazzo palideció ante la de Paternóster, al ganar la eliminación sobre Lotte Kopecki, que parecía más rápida en el sprint decisivo, pero que no pudo actuar contra la decisión de la corredora ‘azzurra’ que parece recuperada tras dos años aciagos de lesiones, enfermedades y accidentes. El podio lo completaba Jennifer Valente a la que se le hizo largo el penúltimo sprint que parecía que iba a salvar con solvencia, pero en el que quedó eliminada. Por parte española, una Eukene Larrarte que estuvo muy bien colocada en las primeras vueltas, pero que a mitad de carrera comenzó a irse hacia atrás, escasa de fuerzas, y tras salvar un par de eliminaciones, al final caía para ser novena.

Por su parte, Sebastián Mora era undécimo en un scratch en el que no hubo ataques de entidad para ganar vuelta -salvo un momento a mitad de carrera que fue más de desorden que de verdadera batalla-, y en el que no se pudo meter en el sprint. En las últimas vueltas emergió Grondin para controlar muy bien la primera posición e imponerse sin problemas al belga Tuur Dens y al británico Rhys Britton. Un éxito que es la confirmación de la clase del francés, que ya conocíamos como acompañante de Thomas, pero que todavía no había demostrado individualmente.

El último arco iris de la jornada fue el de Lavreysen en un keirin que le había sido poco propicio en las últimas fechas, tanto en los Juegos Olímpicos, donde el ‘despiste’ de Matthew Glaetzer propició la victoria de Jason Kenny… y que el neerlandés se quedara sin opciones de ganar, aunque se consolase con el bronce, como en el Europeo, en el que no tuvo opciones de podio. Esta vez cogió la iniciativa nada más abandonar la derny, superó a Jeffrey Hoogland y aguantó hasta el final, para ganar el oro por delante de su compatriota. El doblete neerlandés se acompañaba con el bronce del prometedor ruso Mikhail Iakolev.

En lo que se refiere a la participación española, Alejandro Martínez terminaba tercero en su serie, es decir, inmediatamente detrás de los dos que se clasificaron, sin tener ninguna oportunidad en su repesca donde sólo pudo ser quinto.

La jornada se completó con la velocidad en la que Lea Sophie Friedrich (10.489) y Emma Hinze (10.519) fueron las más rápidas plantándose sin problemas en unas semifinales en las que tendrán rivales canadienses. La segunda de ellas, a la campeona olímpica Kelsey Mitchell, a la que aventajó en sólo una milésima en los 200; la primera, a Lauriane Genest, que demostró su talla competidora en la serie de cuartos, que remontó ante Mathilde Gros, aprovechado dos errores cometidos por la francesa que no cerró el hueco por el que se coló la canadiense. Por su parte, Helena Casas marcaba 11.286 en los 200, que le suponían el vigesimotercer lugar con el que terminó, ya que no pudo superar a Riyu Otha en dieciseisavos.

Inscripciones y clasificaciones

Todas las fotos: UCITrack /SWPix

Roubaix 2021: Junto al omnium, llega la persecución más esperada

El Mundial de Roubaix llega mañana a su ecuador, con la celebración del ómnium femenino como prueba principal, aunque quizá el mayor interés radique en la persecución individual masculina. Una jornada que se desarrollará de 13:00 a 16:22 y de 18:30 a 22:15, y como siempre con el directo de Eurosport 1 y sus apps en la sesión vespertina.

Y es que la persecución tiene el aliciente de ver a un Filippo Ganna híper motivado. No será el primer ciclista en bajar de 4:00, ya que Ashton Lambie le quitó ese ‘honor’ el pasado mes de agosto (3:59.930), aunque el registro aún no figure en la tabla de récords de la UCI. Pero, como decía el técnico italiano, quiere que sea un récord sin asterisco, es decir, sin la ayuda de la altitud. El norteamericano será su principal rival, con permiso de un Jonathan Milan que como recordaba su compatriota, va realizando mejores marcas que él a su edad, como ya demostró ganando el título europeo la pasada semana, y que manifestaba que esta persecución sería su apuesta personal. El ruso Lev Gonov parece el cuarto aspirante a estar en las finales.

Martorell, en la Copa de las Naciones de Hong Kong
Martorell, no duda de que el récord seguirá bajando, "pero no sé si va a ser aquí"

La prueba tendrá un interés especial para España, dado que Erik Martorell aspira a batir el récord nacional que obtuvo en Grenchen, cuando rebajaba la marca de Sergi Escobar que databa del 2004, dejándola en 4:14.512. “No tengo ninguna duda de que el récord va a seguir bajando, pero no sé si va a ser aquí o en otro sitio. El problema es el virus que pasamos algunos hace unos días, y estamos chafados, por lo que habrá que esperar a ver cómo responde el cuerpo cuando se apriete de verdad. Me he notado rápido en la pista, y no está mal para aspirar a ello. Y de forma no estoy mal, pero noto que me desinflo muy rápido. De Plovdiv a Grenchen cambié poniendo un plato con un diente más, de un 58 a un 59, y aquí daremos un salto más, un 60 x 15, que es ese pasito para buscar ir más regular y más rápido, aunque vuelvo a decir que no sé cómo estará el cuerpo. Pero ganas e ilusión, todas y más cuando soy un corredor que rinde mucho más compitiendo que entrenando. Y buscando la regularidad e ir mejorando”.

En cuanto al ómnium, qué decir de una prueba que reúne a la flamante campeona europea, Katie Archibald, a la campeona olímpica Jennifer Valente y a la subcampeona en Tokio y campeona mundial vigente, Yumi Kajihara, aunque también otras grandes como Elisa Balsamo, campeona continental en 2020, la prometedora Maike Van der Duin, Nettie Edmondson, Lotte Kopecki, Amalie Didericksen, Clara Copponi y la duda de Maria Martins, si se recupera de sus problemas físicos. Por parte española, tendremos nuevamente a Eukene Larrarte en liza, con un primer objetivo de salvar la clasificatoria, ya que en la suya hay 15 ciclistas para 12 plazas.

Mora, a defender su podio

También tendrán interés especial para España las otras dos pruebas masculinas que se dirimen, la puntuación y el kilómetro. La primera de ellas, porque Sebastián Mora defiende la medalla de plata del año pasado, que logró por detrás de Corbin Strong, también presente en Roubaix. Benjamin Thomas, Kenny De Ketele, Vlas Shichkin, Ethan Vernon o Michele Scartezzini son otros rivales a tener en cuenta.

La segunda, por la notable actuación de Alejandro Martínez en el pasado Europeo cuando terminó quinto. Meterse en la final será de nuevo el objetivo del alicantino, que en Grenchen hizo marca personal (1:00.337), aunque el ‘Stab’ es menos rápido que el velódromo suizo. “Las rectas son muy… dolorosas -nos dice Martínez con una metáfora perfectamente comprensible-. Pero llego con mucha motivación, aunque en un Mundial nadie regala nada y el nivel es altísimo”. Los dos neerlandeses, Jeffrey Hoogland como flamante campeón continental, y Sam Ligtlee, arco iris vigente, son los dos grandes favoritos, en una prueba en la que se echará en falta a los dos tradicionales especialistas galos, Quentin Lafargue y Michael D’Almeida, especialmente el primero, que aunque se ha pasado al fondo, aún quiere seguir disputando esta prueba por sus características.

El desenlace de la velocidad femenina, con las semifinales y finales, completa esta tercera jornada.

Inscripciones y clasificaciones

¿Hacia donde va el ciclismo australiano tras el fracaso olímpico?

Con una participación de apenas cinco corredores y circunscrita al ómnium y a la madison, Australia no tendrá mucho protagonismo en los Mundiales de Roubaix. Pero no vamos a hablar de estos Campeonatos, sino de la trayectoria de los últimos años, según se recoge en un excelente reportaje de The Guardian.

Y es que el equipo australiano asistía a los Juegos Olímpicos con grandes esperanzas, pero terminaron con un exiguo balance de una sola medalla de bronce, y en parte conseguida por la mala fortuna de otras cuartetas como Nueva Zelanda o Gran Bretaña. Era la peor actuación australiana en unos Juegos desde 1980, y lógicamente la pandemia surgió como primera justificación, al interrumpir la preparación, aunque hay más motivos.

El ya ex director de rendimiento Simon Jones está en el centro de muchas críticas, En 2017, Michael Drapac, uno de los mayores mecenas del ciclismo en Australia, calificaba su nombramiento como "el mayor error cometido por el ciclismo australiano”, aunque lo cierto es que tras sus éxitos en los Juegos de la Commonwealth de 2018 y el Mundial del 2019, pocas críticas se escucharon. Desde ese momento, el ciclismo en pista fue a la baja, y la presencia de sólo cinco corredores en Roubaix no parece el mejor signo de recuperación.

The Guardian señala que el ciclismo se encuentra entre las mejores financiadas por el Instituto Australiano de Deportes, con 8,3 millones de dólares, aunque la cifra podría verse reducida debido a que los resultados en Tokio no cumplieron con las expectativas. Pero también señala que en los últimos años se echa en falta la llegada de nuevos talentos a la pista y que, para empeorar las cosas, la pandemia ha limitado las oportunidades competitivas internacionales para esta próxima generación: AusCycling ha tenido una política de viajes restrictiva, lo que significó que ningún equipo fuese enviado al Mundial junior de El Cairo.

Apenas hace dos años de esta medalla, pero todo ha cambiado
en la velocidad australiana. Foto: UCI Track

La velocidad por equipos femenina es una de las mayores preocupaciones. Una disciplina que con Anna Meares, Steph Morton y Kaarle McCulloch logró numerosos éxitos, pero que ahora no sólo necesita una nueva estrella individual, sino que parece poco probable que ahora, con tres corredoras en liza, Australia pueda presentar un equipo competitivo de cara a París 2024.

“Ha habido demasiado en el ciclismo australiano apoyando a unos pocos”, dice Andrew Christie-Johnston, director del equipo BridgeLane. “No soy partidario de apoyar a 10 o 15 ciclistas de alto nivel, que es lo que han hecho, sino que hay que invertir en las bases, porque si lo fortaleces, lo demás se solucionará sólo”.

"Necesitamos un líder, no un entrenador", dice Tom Reynolds, un ex ejecutivo con el máximo organismo. “AusCycling representa a todas las disciplinas y es demasiado diversa para que una persona sea un experto en todos, a la vez que apunta a una persona fuera del deporte como una buena opción.

Cualquiera que sea el elegido, y donde sea que se encuentre, el nuevo director de rendimiento de AusCycling tiene una gran tarea por delante, se señala en el reportaje, destacando no sólo los Juegos de la Commonwealth y París 2024, sino el Mundial de carretera que el año que viene tendrá lugar en tierras australianas, concretamente en Wollongong.

El velódromo de Amsterdam, de nuevo en funcionamiento tras la sustitución completa de la madera de su pista por inseguridad

El velódromo de Amsterdam ya está de nuevo en funcionamiento tras la sustitución completa de la madera de su pista, que no cumplía los requisitos de seguridad y resultaba peligrosa.

Con una cuerda de 200 metros, el velódromo de Amsterdam es uno de los tres recintos cubiertos que hay en los Países Bajos, junto a los de Apeldoorn y Alkmar y se encuentra en el recinto polideportivo del Sloten Sports Park, que cuenta con numerosas instalaciones. La pista, inicialmente al aire libre, fue construida en 1972, para remodelarse y cubrirse en 2001, según el proyecto del especialista alemán Ralph Schürmann.

La idea es ir recuperando la actividad deportiva en un recinto que, desde 2001 hasta 2016, acogió los Seis Días de Amsterdam, amen de numerosas competiciones nacionales.

En cuanto a la vieja madera retirada, se ha procurado reciclarla, bien para que la gente pudiera usarla para sus propios proyectos, bien mediante la edición de quinientas tablas conmemorativas puestas a la venta cuyos fondos se destinan al Fondo Juvenil del Deporte.

El trío femenino de Alemania, formidable con triple récord mundial; Países Bajos, en su línea, y Fidanza remata en un final inesperado

Alemania, festejando su oro y su récord del mundo. Foto: UCI/SWPix

Sin duda, el trío de velocidad por equipos femenino de Alemania ha sido el protagonista de la primera jornada de los Mundiales, que se celebran hasta el domingo en Roubaix (Francia). Y es que Pauline Grabosch, Emma Hinze y Lea-Sophie Friedrich no solo ganaban el título como trío -en Berlín las tres subieron al podio, pero en competición por dúos-, sino que batían por tres veces, una vez en cada ronda, el récord que había establecido Países Bajos la semana anterior en el Europeo de Grenchen.

En la clasificatoria, con 46:511 mejoraban el registro neerlandés, de 46:551, aunque en la hoja de resultados siguiera figurando el primer récord, el de las rusas en el Europeo de 2020; en la primera ronda, bajaban hasta 46:358 y en la final, a 46.064, donde sacaron siete décimas (46.718), a una Rusia -mejor dicho, aquí con Federación Rusa por la sanción de la AMA-, que alternó en las distintas series a Natalia Antonova, Yana Tyshchenko, Daria Shmeleva y Anastasiia Voinova, pero que no pudo plantar cara a las potentes germanas.

Esta vez, a Países Bajos le bastó con tres velocistas. Foto: UCI/SWPix

El bronce correspondía a Gran Bretaña (Sophie Capewell, Blaine Ridge-Davis, Millicent Tanner y Lauren Bate), sin problemas para batir al trío japonés que se encontró inesperadamente en la final B, ya que Canadá, pese a haber hecho mejor tiempo, era relegada por un relevo irregular.

Por su parte, Países Bajos conseguía su cuarto arco iris consecutivo, y esta vez sin necesitar un cuarto hombre. Roy Van den Berg, Harrie Lavreysen y Jeffrey Hoogland subían a lo más alto del podio tras batir a una Francia que en pocos años puede volver a estar en lo más alto, dada la juventud y progresión de Florian Grengbo, Sebastien Vigier y Rayan Helal, aunque en la final les separase casi medio segundo (41.979 a 42.550). Alemania (Stefan Botticher, Nik Schroeter, Joachim Eilers y Marc Jurczyk) completaba el podio, tras batir a Rusia: 43.141 a 43.717. Una Rusia que había dejado en primera ronda fuera de las finales al renovado equipo británico por apenas 15 centésimas.

Para el trío español, con Alejandro Martínez, Juan Peralta y Ekain Jiménez, un resultado por debajo de lo esperado, ya que los 45.460 sólo le supusieron la undécima plaza en la clasificatoria, sin poder pasar a la siguiente ronda, como era el objetivo.

Fidanza, saboreando su triunfo. Foto: UCI/SWPix

Antes del desenlace de estas finales, Martina Fidanza lograba su primera medalla mundialista y además de oro en un scratch que le va como anillo al dedo, y en el que ya había logrado el triunfo en el Europeo de 2020 o en los Juegos Europeos de Minsk, un año antes. Pero lo que no podía esperar es haberlo logrado de la forma en la que lo consiguió, en una carrera sin ningún ataque, y con sólo algunos ‘amagos’ en las últimas vueltas.

Uno de ellos fue el de la húngara Johanna Borissza, a falta de unas cinco vueltas, que propició que se adelantara la italiana. Sin que nadie les siguiese, Fidanza se vio con unos metros de avance sobre el pelotón, como le sucedió a Jason Kenny en el keirin olímpico. Apenas dudó unos segundos, antes de lanzar su tremendo ataque, con una potencia inusitada… y con la pasividad del pelotón, que se limitó a esprintar por la plata, donde Jennifer Valente fue superada in extremis por la neerlandesa Maike Van der Duin. Para Tania Calvo, tras estar bastante atenta en la primera fase de la carrera, la undécima posición final.

Inscripciones y clasificaciones

Roubaix 2021: Persecuciones por equipos y tres títulos más mañana

La segunda jornada de los Campeonatos del Mundo de pista que se disputan hasta el domingo en Roubaix (Francia) decidirá un total de cinco títulos: las persecuciones por equipos que comenzaron hoy, tanto en hombres como en mujeres pero con diferente desarrollo, la eliminación femenina y el scratch y el keirin masculino, sin olvidarnos del inicio de la velocidad femenina, desde la clasificatoria de los 200 metros hasta los cuartos de final.

Italia, en la primera ronda. Foto: FCI

La persecución femenina vivió esta mañana su clasificatoria, por lo que en la segunda jornada se vivirán la primera ronda y las finales. Como era de esperar Alemania fue la más rápida, con 4:13.082, por lo que se medirá contra Irlanda con una clara ventaja (4:23.988) por un puesto en la final, con Italia en lucha con Gran Bretaña por el otro, destacando que las transalpinas rodaron bastante mejor que las británicas, a pesar de que éstas traían a tres de sus subcampeonas olímpicas (4:14.176 a 4:16.200).  Canadá-Suiza y Bielorrusia-Polonia se medirán entre ellas intentando hacer un tiempo que les de paso a la final por el bronce.

En cuanto a los hombres, Italia ratificaba su condición de gran favorita, y en la clasificatoria se convertía en la única selección en bajar de 3:50 (3:49.008). Por la tarde, Francia mostraba sus excelentes hechuras con 3:47.816, récord nacional galo, pero los ‘azzurri’ respondían con un 3:46.760, que les ratifica como los principales candidatos. Gran Bretaña (3:51.577) y Dinamarca (3:52.275) se medirán por el bronce, tras haber hecho el tercer y cuarto tiempo por la mañana y ratificarlo por la tarde, donde no pudieron con italianos y franceses.

Los fondistas también tendrán mañana otros dos títulos en juego. En el caso de los hombres, un scratch en el que estará presente el vigente arco iris, Yauheni Karaliok, y el medallista de bronce, Sebastián Mora, así como Rui Oliveira campeón continental, sin olvidarnos de Elia Viviani, Donavan Grondin, Sergei Rostotsev, Rhys Britton o Roy Eefting

Por su parte, las mujeres afrontarán la eliminación, por primera vez como prueba en un Mundial absoluto, y como última carrera de la tarde de una jornada que se extenderá de 13:00 a 15:08 y de 18:30 a 21:44, con la sesión vespertina ofrecida e Eurosport 1 y aplicaciones, como sucederá en todo el Mundial.

La francesa Valentine Fortin y la italiana Letizia Paternoster, flamantes campeona y subcampeona continentales, encabezan una participación en la que también encontramos a Yumi Kajiharam Lotte Kopecky, Nikol Plosaj, Maria Novolodoskaya, Anita Yvonne Stemberg y Eukene Larrarte, que en el pasado Europeo obtuvo una notable quinta plaza.

Fortin, celebrando su triunfo en Grenchen

Pasando a los velocistas, el keirin será un duelo entre los neerlandeses Harrie Lavreysen, campeón del mundo, y Jeffrey Hoogland, vigente campeón europeo, aunque al ser una prueba en la que entran en juego muchas variantes habrá que tener en cuenta a ciclistas como Stefan Botticher, Kevin Quintero, Koyu Matsui, Nicholas Paul, Sebastien Vigier, Joachim Eilers, Mikhail Iakolev o Jai Angsuthasawit. Por parte española, un Alejandro Martínez para el que meterse en las finales sería un gran resultado

En cuanto a la velocidad, reaparición de la campeona mundial, la alemana Emma Hinze, tras haberse ‘saltado’ el Europeo, estreno de la canadiense Kelsey Mitchell como campeona olímpica, con la reciente ganadora del Europeo, Shanne Braspenincx, estrenando maillot. Junto a ellas, la también alemana Lea-Sophie Friedrich, la francesa Mathilde Gros, las rusas Daria Shmeleva y Anastasiia Voinova o la colombiana Martha Bayona, pero no la ucraniana Olena Starikova, que al final no está en este Mundial sin que se haya publicado ninguna razón sobre la ausencia de la subcampeona olímpica. Por parte española, una Helena Casas que tiene asegurado el pase a dieciseisavos, pero que intentará superar por lo menos ese primer enfrentamiento.

Inscripciones y clasificaciones

La Copa de las Naciones 2022 soltará amarras en Glasgow, en abril

La UCI ha anunciado esta mañana mediante un comunicado en su web que Glasgow (Gran Bretaña) será el escenario de la primera de las tres mangas de la Copa de las Naciones 2022, en concreto entre el 21 y el 24 de abril.

Los cuatro días de competición se llevarán a cabo en el Velódromo Sir Chris Hoy, que en 2023 albergará los eventos en pista del Campeonato Mundial de Ciclismo UCI, que se celebrará en Glasgow y en toda Escocia, en el mes de agosto, aunque las fechas definitivas aún no han sido comunicadas.

Las sedes de las otras dos pruebas aún no han sido desveladas, aunque sí se conocen las fechas, del 12 al 15 de mayo, y del 2 al 5 de junio.

Braspennincx, Klingenberg, Reinhardt y Viviani, los cuatro candidatos para dos plazas en la Comisión de Deportistas de la UCI

Kirstie Klingenberg (James), único candidato
que no está en el presente Mundial

La UCI ha anunciado esta mañana las candidaturas de cuatro pistards, dos mujeres y dos hombres, para formar parte de la Comisión de Deportistas de la UCI.

Los candidatos a las dos plazas son la neerlandesa Shanne Braspennincx, la neozelandesa Kirstie Klingenberg -más conocida por su antiguo apellido de soltera, James-, el alemán Theo Reinhardt y el italiano Elia Viviani. Ninguno de los dos representantes actuales, el belga Kenny De Ketele y la alemana Kristina Vogel, ha decidido presentarse a la reelección.

Todos participantes en el inminente Mundial de pista de Roubaix, desde mañana hasta el próximo domingo, podrán votar por un representante de cada sexo. Cada día se instalará una cabina de votación en el centro de la pista durante la hora de calentamiento antes de la sesión vespertina.

Los resultados de las elecciones se publicarán en el sitio web de la UCI el martes 26 de octubre.

Los miembros de la Comisión son elegidos por un período de cuatro años, que comenzará una vez que todos los miembros hayan sido elegidos, quedando sólo por decidir, aparte de los de pista, los de ciclismo indoor.