Mikkel Bjerg ante la plusmarca mundial de Victor Campenaerts: "Respeto su intento y su récord, pero no es nada que me asuste"


Doble campeón del mundo contrarreloj sub23
El doble campeón del mundo contrarreloj sub23 y candidato a batir el record de la hora, el danés Mikkel Bjerg, no se muestra asustado ante la marca que estableció el 16 de abril el belga Victor Campenaerts (Lotto Soudal), con una marca de 55,089 kms. en la altitud de Aguascalientes.

"Realmente respeto su intento y su récord, pero no es nada que me asuste", dijo Bjerg a Cyclingnews la semana pasada en el Amgen Tour de California, donde competía con su equipo Hagens Berman Axeon.

El danés es el autor de la tercera mejor marca de todos los tiempos, por detrás del actual recordman y del anterior, el británico Bradley Wiggins, que marcó 54,526 en 2015. Bjerg realizó un primer intento en el velódromo de Odense (Dinamarca) a la altura del mar llegando a 52,311 kms. para llegar a 53,730 kms., entonces la segunda mejor marca de todos los tiempos, el pasado mes de octubre, también en el velódromo danés.

"No necesariamente me da más motivación, pero necesito mejorar un poco mis prestaciones, Necesito enfocarme en lo que es realmente importante y obtener la mejor distancia posible”, aunque sus perspectivas este año pasan, según lo manifestado a Cyclingnews, pasan por mejorar de 500 a 800 metros, lo que resultaría insuficiente para batir la plusmarca de Campenaerts. “Necesito aún 400 metros más y quizá solo sea posible en altitud o en próximos años”, reconocía el danés, quien es consicente, pues, de que hacer su tentativa en altitud le beneficiaría, pero la idea es afrontarlo a nivel del mar, por razones presupuestarias.

El intento tendrá lugar después de los Campeonatos del Mundo de Yorkshire, que tendrán lugar en septiembre. “Voy a centrarme en los Mundiales y luego el record de la hora es algo secundario”.

Sobre la tentativa considera que “los últimos quince minutos son absolutamente terribles, pero si estás cerca de superar tu objetivo, incluso el récord mundial, eso te hace dar el último impulso".

Velódromos en España (X): Narciso Carrión, el Luis Puig pucelano


Sede de los Nacionales cadetes en 2007. Foto: Román Mendoza
No es Luis Puig el único federativo español que ha dado nombre a un velódromo. Uno de sus vicepresidentes, Narciso Carrión –un curioso personaje sobre el que sería interesante escribir-, también bautizó al de su localidad natal, Valladolid, en 1983. Un recinto que nacía con pretensiones pero que, a pesar de su importante uso –tanto a nivel de entrenos como de competiciones-, tiene bastantes limitaciones.

La característica principal de esta instalación, propiedad de la Fundación Municipal de Deportes, pero cedido a la Federación Castellano-Leonesa, es la visera que cubre las gradas y buena parte de la pista, de cemento, con una cuerda de 250 metros. Sin embargo, es una protección más estética que práctica ya que no impide que la pista se moje o se hiele y con ello se hace casi imposible rodar.  Y es algo que sucede muchos días al año en aquellas latitudes.

Además, esta climatología afecta a la pista que llega a levantarse en esos meses invernales, causando bastantes problemas.  Y claro, para arreglarlo hace falta invertir y parece ser que los proyectos van por la mejora de la cubierta, no de la pista que, según algunos practicantes consultados, necesitaría una completa remodelación.

Deterioro en el recién construido velódromo salmantino. Foto: La Gaceta
Unos fondos que podrían haber provenido del recientemente construido velódromo de Salamanca, ya que es preferible un buen recinto a dos con problemas, según piensa la mayoría. Porque el neonato de La Aldehuela –oficialmente Agustín Tamames- ni siquiera está homologado debido a los problemas surgidos. En este caso, las competencias entre el Ayuntamiento salmantino y la empresa gestora son las causas de que no se afronten esas obras necesarias, sobre todo, desde el punto de vista de la seguridad. Por ejemplo, la protección exterior de los peraltes, ya que un accidente en esa zona puede originar que los corredores caigan al vacío, o el sistema de evacuación en ambulancia. Incluso en este año escaso que lleva terminado ya han aparecido algunos desperfectos en el suelo, como muestra esta imagen de La Gaceta de Salamanca.

Curiosamente un recinto histórico como el de El Tiemblo –una pista de 333,33 metros, en cemento, descubierta, con más de 50 años de existencia y que fue el escenario del vigente record de la hora nacional- es uno de los que en mejor estado se conserva, a pesar de sus muchas limitaciones, después de que fuese repintado recientemente, y es perfectamente válido para labores de promoción de ciclismo escolar. Por el contrario, el otro velódromo de la provincia, también con mucha historia –muchos años acogía el final de la etapa por la serranía abulense, como aquel lejano 1983 en el que Bernard Hinault dinamitó y recuperó una Vuelta que tenía perdida- no es sino un recuerdo ya que la ampliación del estadio de fútbol aledaño se llevó consigo las rectas y cuya destrucción total se completará en breve con la eliminación de los peraltes.

Foto de Madrona por Peter Lorenzo en Deskgram
En Coreses, en las afueras de Zamora, aún se conserva un velódromo en relativo buen estado que cumple con esa función de aprendizaje entre los más jóvenes, aunque no se le puede pedir mucho más. Por el contrario, el de Madrona, en la periferia segoviana, está prácticamente abandonado y, debido a la ausencia de infraestructuras complementarias como vestuarios, parece cuestión de tiempo que pase a la historia y se dedique a otros usos.

Burgos también tiene pista, aunque se encuentre clausurada por el Ayuntamiento debido a sus deficientes condiciones. En estos días de promesas preelectorales ya hemos oído ideas para recuperarlo, aunque nos permitimos tomarlo con toda cautela.

Y mientras tanto, en Soria, como en otros muchos puntos de España, algunos fanáticos de la pista como los hermanos González tienen que ‘simular’ un velódromo en calles o carreteras desiertas… si no quieren o pueden trasladarse cientos de kilómetros, en este caso hasta Tafalla, para entrenar.

Países Bajos, con toda su artillería a los Juegos Europeos de Minsk


Países Bajos ha sido el primer país en anunciar su lista de pistards para los Juegos Europeos de Minsk, cuyas pruebas de pista se celebrarán del 27 al 30 de junio. Y lo ha hecho con toda su artillería ya que, salvo Mathijs Buchli, campeón del mundo de keirin y actualmente en Japón, estarán todas las estrellas que le llevaron al primer lugar del medallero en el pasado Mundial de Pruszkow.

Las únicas novedades son la entrada de la velocista Steffie van der Peet y de la fondista Amber van der Hulst, que formará dupla con la super estrella Kirsten Wild, en lugar de la habitual Amy Pieters, 

Esta es la distribución de pruebas, con la ya habitual ausencia en las persecuciones:

Scratch
Hombres: Roy Eefting 
Mujeres: Kirsten Wild

Puntuación
Hombres: Jan-Willem van Schip 
Mujeres: Kirsten Wild

Omnium
Hombres: Jan-Willem van Schip 
Mujeres: Kirsten Wild

Madison
Hombres: Jan-Willem van Schip y Yoeri Havik 
Mujeres: Kirsten Wild y Amber van der Hulst

Keirin
Hombres: Jeffrey Hoogland y Harrie Lavreysen 
Mujeres: Laurine van Riessen y Shanne Braspennincx

Kilómetro / 500 metros
Hombres: Roy van den Berg y Sam Ligtlee
Mujeres: Kyra Lamberink y Steffie van der Peet

Velocidad
Hombres: Jeffrey Hoogland y Harrie Lavreysen
Mujeres: Laurine van Riessen y Shanne Braspennincx

Velocidad por equipos
Hombres: Jeffrey Hoogland, Harrie Lavreysen, Nils van 't Hoenderdaal y Roy van den Berg
Mujeres: Shanne Braspennincx, Kyra Lamberink y Hetty van de Wouw

Mora ratifica en Madrid la compatibilidad entre carretera y pista

Foto: Caja Rural-Seguros RGA / Photo Gomez Sport

Aunque el desenlace no pudo ser el más afortunado, ya que Alex Aramburu no pudo defender su liderato en el último sprint por culpa de un enganchón, no tuvo mal balance Caja Rural-Seguros RGA en la Vuelta a Madrid, donde lograba el triunfo por equipos. Por ello, Sebastián Mora subía al podio final de la Castellana, tras haber hecho un gran trabajo en la última etapa para defender el liderato de su compañero.

Es el trabajo para el que me ficharon. Tengo muy claro cuál es mi rol en el equipo e intento cumplirlo. Es más importante que gane un compañero a que yo tenga un puesto”, indica el castellonense, al que se le ve muy integrado en el pelotón profesional. “No he corrido nunca en un profesional continental, pero si tengo ya bastante experiencia y ello me ha servido para adaptarme sin problemas”.

De momento, su cabeza está puesta al 100% en la carretera. “La pista y la carretera son compatibles. Cada una tiene su momento. Hasta principios de marzo me centré en preparar el Mundial y ahora es el turno de la carretera hasta finales de temporada. Ahora me debo a Caja Rural-Seguros RGA, a correr las pruebas que me digan”. Un calendario que pasa por varias pruebas en Francia, así como las Hammer Series y que en junio tendrá una importante fecha en los Campeonatos de España, en Murcia. “Es uno de los objetivos del equipo” reconoce Mora, aunque confiesa que “no tengo previsto participar, en principio, en el Campeonato contrarreloj”, en el cual logró el título el año pasado como élite no profesional en Castellón, quedando cuarto en la general scratch, por encima de todos los corredores pros salvo los tres del podio.

Foto; Caja Rural-Seguros RGA
Por esas razones, Mora no estará en junio en los Juegos Europeos de Minsk. “La prioridad ahora es la carretera. Además, se trata de una competición que no da puntos para los Juegos Olímpicos, es como si fuese una prueba clase 1. Ya habrá tiempo de centrarse a partir de octubre de nuevo en la pista, con los Europeos de Apeldoorn y las Copas del Mundo”.

En este sentido, sí que ya se está pensando en la planificación de la temporada de pista, ya que este año cuatro de las mangas son fuera de Europa –Hong Kong, Cambridge y Brisbane a finales de diciembre- y Milton, a finales de enero, junto a las pruebas iniciales de Minsk y Glasgow en noviembre, y habrá que estar en al menos tres de ellas para sumar puntos de cara a la presencia en Tokio, “aunque llevamos bastante bien encarrilada la clasificación”, termina Mora.

Apuesta por las cuartetas juniors de cara al Europeo de Gante

El trabajo con ambas cuartetas de persecución junior, masculina y femenina, es la nota más destacada de la concentración que realizará la selección española la próxima semana, del lunes 13 de mayo al viernes 17 en Valencia.

Se trata de la primera actividad preparatoria del Europeo de las categorías junior y sub23, que tendrá lugar en Gante (Bélgica), del 9 al 14 de julio, aunque la apuesta del seleccionador nacional, Raúl Mena, será principalmente por la categoría más joven, puesto que en esta ocasión solo ha convocado a tres ‘espoirs’, el velocista Alejandro Martínez y los fondistas Eukene Larrarte y Joan Martí Bennassar.

Junto al velocista vasco Ekain Jiménez, estarán los fondistas Alberto Pérez (Murcia), Gerard Montoro, (Comunidad Valenciana), Markel Rodríguez, Jaime Romero (Euskadi), Javier Serrano y Raul García (Madridista). En cuanto a las féminas, las convocadas son Lorena De la Fuente (Castilla y Leon), Garazi Estébez, Naia Amondarian (Euskadi), Marina Garau, Lucia Gómez (Baleares) y Eva Anguela (Madrid), con la duda si esta última, la mejor velocista en los Nacionales de Tafalla y en la reciente Copa de España continuará compitiendo en pruebas cortas o se orientará hacia el fondo, donde ya obtuvo buenos resultados como demostró en la EPZ Omloop Van Borsele.

Hay que destacar también que buena parte de ellos son de primer año, lo que se entiende como un trabajo a medio plazo, algo que se ha echado en falta en la Federación Española en los últimos tiempos.

Cuando la velocidad tándem no era solo una disciplina paraciclista


Vladimir Vackar-Miroslav Vymazal. Foto: Brnensky.denik.cz 
La imagen que nos viene a la mente cuando vemos un tándem de competición es la de un ciclista con discapacidad visual acompañado por otro deportista –no me gusta para nada reducirlo a la condición de piloto- que es quien conduce la máquina. Esto es posible gracias a la integración dentro del ciclismo ‘convencional’ del paraciclismo en sus diferentes versiones y, por supuesto, a la mayor difusión de éste, en parte gracias a estos nuevos ciclistas, cuyas historias de superación son un ejemplo para todos.

Sin embargo, no hace muchos años, el tándem se asociaba preferentemente al ciclismo en pista, a una modalidad de velocidad practicada en los velódromos de forma paralela a otras disciplinas como la velocidad, el kilómetro, la persecución o la puntuación. De hecho, se trataba de una velocidad, solamente que con una distancia más ‘larga’ para el lanzamiento de los 200 metros y con el mismo tipo de enfrentamientos directos en rondas hasta llegar a la final.

No he tenido la suerte de ver en vivo una velocidad tándem, pero José Antonio Escuredo me comenta que “resultaba impresionante”. Y es que estamos hablando de unas máquinas de dos metros de largo capaces de ponerse a más de 70 kilómetros por hora, aunque tanto como la velocidad impresiona la habilidad de los pilotos, coordinados con sus compañeros, para manejar estos artilugios. Estas imágenes así lo atestiguan.



La velocidad tándem estuvo incluida en el programa de los Campeonatos del Mundo desde 1966 hasta 1994 -aunque de mucho antes en los JJ.OO- y sí recuerdo haber visto en televisión imágenes de algún evento, en el que tradicionalmente dominaban los entonces llamados checoslovacos, ganadores de nueve ‘arco iris’ con distintas parejas como Vladimir Vackar-Miroslav Vymazal o Ivan Kucinek-Pavel Martinek, que no tuvieron demasiado renombre en otras disciplinas. No es el caso del francés Frederic Magne, uno de los más destacados especialistas de la última década del siglo XX, que junto a Fabrice Colas logró cuatro títulos mundiales (1987, 1988, 1989 y 1994), destacando también en el entonces pujante keirin, disciplina en la que se hizo con el ‘arco iris’ en 1995, 1997 y 2000. También encontramos en el palmarés de esta disciplina a otros grandes velocistas como el francés Daniel Morelon o el italiano Roberto Chiappa.

Es curioso que en aquellos tiempos España contaba con dos pujantes velocistas como José Manuel Moreno y José Antonio Escuredo, pero jamás llegaron a competir en un tándem. “Llegamos a prepararnos, pero se eliminó la especialidad. Fue una pena porque pienso que podríamos haber formado un buen tándem”.

Escuredo, en el Mundial de 2016 con Porto. Foto: CPE
Y es que, como decíamos, las máquinas lanzadas a más de 70 kilómetros por hora podían llegar a ser muy peligrosas. Y aunque no me consta ningún accidente como hecho desencadenante, la UCI sacó del programa mundialista tanto a la velocidad tándem como al mediofondo tras moto –otra disciplina que también planteaba problemas de seguridad-, para dar entrada a disciplinas más ‘tranquilas’ como el keirin o la velocidad por equipos.

Sin embargo, Escuredo sí llegaría a competir en tándem… pero ya en paraciclismo, junto a José Enrique Porto antes de que el atropello intencionado que sufrió el de Salt acabase con su intención de estar en Río 2016. “En el Mundial anterior, el único en que competimos, hicimos cuartos, después de haber marcado el tercer mejor tiempo en 200 metros. Pero me faltaba aún mucha técnica. Y aunque estaba mejorando bastante, el atropello lo fastidió todo”.

Porto ya había sido bronce olímpico en Londres 2012, con otro histórico velocista como José Antonio Villanueva en esta misma disciplina, y plata en el kilómetro. “A mí siempre se me han dado mejor estas disciplinas cortas, y la velocidad era la más espectacular. Por ello es una pena que ya no esté en el programa olímpico”.

Y es que, desgraciadamente, el camino de la UCI respecto a los tándem en pista, y a otras disciplinas, parece ir por otro camino, el de pruebas para ambos sexos, y en el último Mundial ya vimos un experimento con un relevo mixto que apenas deparó interés.

Velódromos en España (IX): Novelda, el otro Luis Puig, abandonado

Novelda
Tras habernos centrado la semana pasada en el Luis Puig, como el gran referente hoy en día del ciclismo nacional, terminamos el análisis de los velódromos de la Comunidad Valenciana con los de la provincia de Alicante, donde encontramos hasta seis pistas muy diferentes en cuanto uso, conservación y, sobre todo futuro.
Sin duda, la instalación que debería ser un referente es la de Novelda, aunque su abandono fue denunciado incluso en medios nacionales debido a las lamentables condiciones en las que tenía que entrenar Julio Alberto Amores. El pasado mes de noviembre ya hablamos de que se había aprobado un proyecto para su remodelación, por importe de 428.000 euros, pero aún se está a la espera de unas obras que permitirían poner a su verdadero nivel un recinto que en sus 25 años de historia no ha sido sino fuente de problemas.
San Vicente del Raspeig
Y es que el velódromo de Novelda merece la pena ya que comparte geometría y diseño con el Luis Puig: anchura, grados de inclinación, altura de la balaustrada o acabado en hormigón. Por lo tanto, podría acoger competiciones al más alto nivel… si algún día se termina.
Mientras que llega ese día, la instalación con más uso es, con diferencia, la de San Vicente del Raspeig, un recinto de 250 metros, muy bien aprovechado, donde se dan cita todas las semanas las escuelas de ciclismo, aunque su deficiente construcción origina algunos problemas de inercia hacia arriba. Por ello, el mejor pistard alicantino, Alejandro Martínez, prefiere desplazarse hasta Valencia para entrenar, aunque suele acoger alguna prueba de la Liga de Pista de la Comunidad valenciana.
Justo el caso contrario es el de Crevillente, un buen anillo de 333 metros en una notable instalación que, sin embargo, apenas se usa.
Castalla
Castalla sí tiene en uso su velódromo, de 250 metros, que es sede de su escuela de ciclismo, donde se dan cita cada semana los escolares, aunque está pendiente de una renovación. Algo similar ocurre con el de Sax, aunque éste es de 333 metros, con el uso principal por parte de la numerosa escuela de ciclismo de la localidad.
Y terminamos este repaso con un segundo velódromo de la localidad de Novelda El Cucuch, inaugurado en 1980 pero difícilmente recuperable, que albergaba en los 80 y 90 una exitosa prueba de regularidad como lo era el Torneo de Otoño en Pista, durante los meses finales del año y que llegó a ser sede de un Campeonato de España por Regiones.
Con todo el agradecimiento por su inestimable colaboración (información e imágenes) a Javier Rico.