On Track To Tokyo (III). Una sólida pareja nacida en Melbourne 2012, renacida con un oro europeo y conocida como #GoTorresGoMora

Si preguntásemos cuándo comenzaron a competir juntos Albert Torres y Sebastián Mora como pareja de madison hasta convertirse en una de las más sólidas a nivel mundial, muchos harían alusión a los Mundiales de 2016, porque fue allí donde nació ese hashtag que tan notablemente ha sabido llevar Chema Lamirán y que les identifica plenamente, #GoTorresGoMora. Y donde ambos subieron al podio a recoger el bronce en una madison que se llevaron los inolvidables Bradley Wiggins y Mark Cavendish por delante de los franceses Benjamin Thomas y Morgan Kneisky y de los españoles.

Relevo en el Mundial de Londres.
Foto: Román Mendoza para Fed. Española

Pero no es exacto. Habría que remontarse a medio año antes, en el Europeo de Grenchen 2015 cuando menorquín y castellonense formaron la dupla que tan brillantemente se llevó el oro, gracias a una vuelta ganada y al control que ejercieron en la parte final para que los rusos Mikhail Radonov y Andrey Sazonov no les superasen en puntos y que los franceses Bryan Coquard y Morgan Kneisky siguieran a una vuelta. 

En aquellos tiempos, España contaba con una dupla de plenas garantías, con Torres formando pareja con su paisano David Muntaner, con el que se había llevado laplata en el Mundial de Minsk 2013 y el oro en el de Cali 2014, y la cuarta plaza en el Mundial de ese mismo año. Pero ‘Munta’ prefirió seguir su periplo como técnico de Irlanda y el entonces seleccionador nacional, Salvador Meliá, apostó por Mora como nuevo compañero del menorquín. Un pleno acierto, ya que “tener un persecucionista nato como él de compañero es fundamental”, decía Torres.

Pero tampoco es exacto, ya que ambos ya habían participado en un Mundial anterior, en Melbourne 2012 donde terminaron quintos, pese a su bisoñez y la excelente participación que se dio cita. Allí también fue por ausencia de Muntaner, recuperándose de su primera fractura de clavícula y prefiriéndose que no corriera riesgos de cara a los Juegos de Londres, cuando se apostó por lo que entonces era un dúo de circunstancias, aunque Martínez Oliver, entonces seleccionador español, decía de ellos que “es una pareja muy joven, con mucho futuro, aunque hoy no hemos podido aspirar a más”.  Y es curioso, porque ni el técnico, ni ninguno de los dos corredores se acordaba de ese debut en estos días en que hemos hablado tanto sobre Tokio.

Saludo de los ya bicampeones de Europa. Foto: UEC

Cuatro oros, una plata y tres bronces

En total, han sido 22 madison las que han disputado juntos, con cuatro triunfos -tres de ellos en Europeos-, una plata y  tres bronces -un metal de cada color en sendos Mundiales-, doce posiciones entre los ocho mejores y solamente dos veces más allá del octavo.

Volviendo a 2016 y ya con la madison confirmada para el programa olímpico de Tokio, la eclosión de #GoTorresGoMora no pudo ser más rápida y exitosa. En el Europeo de Saint Quentin, los españoles conseguían su segundo título continental, superando a los galos Thomas y Kneisky y a los belgas Moreno De Pauw y Kenny de Ketele. Un Campeonato que se disputaba ya con las nuevas normas -la vuelta ganada dejaba de ser decisoria y se traducía a 20 puntos en la general-. “Ganar una vuelta ya no es decisivo -comentaba entonces Mora-, pero la estrategia sigue siendo la misma, y con más razón. Hoy teníamos pensado meternos en el segundo sprint pero ha sido imposible, porque había muchos equipos en la lucha. Por ello, nos hemos planteado que había que ganar vuelta, incluso un par de veces, porque como vimos después, con una no bastaba. Además, con el nuevo sistema hay menos parones, la carrera se hace más rápida y ello nos ha beneficiado”. “La carrera es mucho más atractiva y más dura -añadía Torres-. La gente no puede recuperar como antes. Eso sí, tienes que leerla bien, para saber cuándo atacar y si te sale bien, como a nosotros, te llevas veinte puntos de la vuelta ganada y cinco del sprint”

Muy pocas semanas después, los españoles repetían en la primera manga de la Copa del Mundo, en Glasgow, ante los australianos Callum Scotson y Cameron Meyer, y los belgas. Una madison que -como entonces sucedía en la Copa del Mundo- se disputaba a una distancia sensiblemente menor que los Mundiales, pero que no fue óbice para que se impusieran. Esa temporada no necesitaron correr más hasta el Mundial de Hong Kong

Plata en el Mundial de Apeldoorn, su mejor resultado. Foto: UCI

Y en la ciudad china, un séptimo lugar propiciado por esos gajes del oficio, ya que el momento malo que (casi) siempre se tiene en carrera coincidió con la fase más decisiva de la carrera, lo que lastró a los españoles, que ya no pudieron recuperar después. Thomas-Kneisky, Meyer-Scotson y de Pauw-de Ketele, tres parejas que habían cedido ante los españoles en esa temporada, eran los integrantes del podio.

Medalla de plata en Apeldoorn

En la Copa del Mundo, tres pruebas afrontadas, con un quinto lugar y dos cuartos, y su mejor resultado de siempre en un Mundial, la medalla de plata en Apeldoorn, solamente superados por los alemanes Roger Kluge y Theo Reinhard, que llevaron la iniciativa en todo momento, aunque Torres y Mora supieron secundar, tanto ganando vuelta, como sumando en los sprint, para distanciar a los australianos en la última puntuación, en la que consolidaban la plata dejando a Meyer y Scotson con el bronce. “Esta vez no hemos hecho sufrir tanto al espectador. Nos hemos centrado en coger buenos puntos al principio, que luego nos han permitido luchar por la plata en el último sprint con Australia”, comentaba un feliz Sebastián Mora sobre el desarrollo de esta prueba de madison, sobre la que destacaba que “hemos cumplido el objetivo, que era estar en el podio. Todo el trabajo ha salido a la luz y vamos por el buen camino para estar en Tokio 2020”.

La temporada 2018-19 -la primera de clasificación olímpica- tuvo a los españoles a un buen nivel. Estuvieron a punto de subir al podio -cuartos- en el Europeo de Glasgow, donde sin poder ganar vuelta supieron realizar una actuación muy inteligente a base de puntuar en los sprints, pero el último atraque de los británicos Ethan Hayter-Oliver Wood les sacó del podio

Y en la Copa del Mundo, donde dominaron los daneses ganando cuatro pruebas con tres parejas distintas, destacar el tercer puesto en Londres, donde el oro -de color danés- nunca estuvo a su alcance, aunque sí la plata que se decidió en el último sprint a favor de los locales, por delante de Torres y Mora. Por el contrario, en la manga de Berlín, apenas quince días antes, tuvieron una de sus actuaciones más decepcionantes, saldada con la undécima posición, el peor resultado de su carrera.

El Mundial de Pruszkow volvió a mostrar el poderío de un Kluge que llegaba a tierras polacas la misma mañana de la competición procedente del Tour de los Emiratos -justo cómo sucedería un año después con Torres-. Como el año anterior, dominio germano en los puntos, abriendo hueco progresivamente, sin dejarse sorprender en los momentos en que la carrera se endurecía, para subir a lo más alto del podio acompañado de los daneses Lasse Norman Hansen y Casper Von Folsach y de los belgas Kenny De Ketele-Robbe Ghys.  Para Torres y Mora, mejor resultado que actuación, ya que estuvieron en un segundo plano en lo que se refiere al protagonismo, aunque el ‘diez’ de la llegada les permitió subir de la séptima a la quinta plaza final, un excelente resultado.

Tercer título continental. Foto: UEC

Bronce 'in extremis'

Y así llegamos a la segunda y última temporada de clasificación, con un quinto lugar en el Europeo de Apeldoorn, donde de nuevo tuvo que jugarse la baza de las puntuaciones ante la imposibilidad de ganar vuelta en una prueba en donde arrasaron los daneses Hansen y Michael Morkov, aunque algunas semanas más tardes, en la Copa del Mundo de Minsk, los españoles recuperaron sus mejores sensaciones en una madison de altísimo nivel en la que lucharon de tú a tú con las mejores, y salvaron ‘in extremis’ el bronce en el último sprint. De nuevo los daneses fueron los más fuertes. 

También afrontaron las mangas de Glasgow, cuartos, y la de Hong Kong, quintos, garantizando ya su presencia en Tokio. Eso sí, como decíamos ayer, la cita china tuvo unas consecuencias negativas para Albert Torres por una caída que le impidió llegar con la mejor preparación al Mundial de Berlín, donde terminaron en un anónimo décimo lugar. De nuevo se vio el nivelazo de la prueba, donde Hansen y Morkov volvieron a imponerse.

Desde ese momento, solamente han tenido una participación, en el Europeo de Plovdiv, donde lograron un meritorio triunfo, su tercer título continental, aunque debido a las circunstancias de la carrera -ausencias de casi todos los países importantes- no se puede tomar como una referencia de demasiado valor: el poderío de #GoTorresGoMora se ha mostrado en todos estos años y pruebas en los que también se ha evidenciado el nivel cada vez mayor de la madison olímpica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario