El Colegio de Comisarios

Colegio de Comisarios del último Mundial, con el presidente
de la UCI, antiguo árbitro. Facebook Arbitros Ciclismo
Aunque muchas veces se refieren a ellos de forma genérica como los árbitros, los jueces o el Jurado, los integrantes del Colegio de Comisarios en una competición de pista tienen funciones muy diferenciadas, con algunos que son fijos para todas y cada una de las pruebas, y otros que suelen rotar según las disciplinas. 

Su número oscila según las competiciones -21 hubo en los últimos Mundiales y en Tokio 2020, por 8-9 en los Nacionales-, en las que una parte es nombrada por el organismo competente (por ejemplo, la UCI para un Mundial o una Copa de las Naciones o la RFEC para un Campeonato de España), completándose la composición del Colegio de Comisarios con miembros nombrados por la Federación Nacional, en el primer caso, o la Autonómicas, en el segundo.

El típico gesto del starter, señalando la cabeza de carrera. Foto RM

El presidente, como su nombre indica, es el máximo responsable y salvo algunas cuestiones de funcionamiento, es quien mantiene el contacto con los organizadores, con el delegado técnico, con el jefe de pista y con los técnicos, sobre todo en el caso de posibles reclamaciones. Es quien dirige la reunión de directores y quien asigna las funciones del resto de comisarios. Y en definitiva, quien toma una decisión final, y la traslada al interesado.

El ‘starter’ es lo más parecido a un árbitro de fútbol, el comisario más visible y el único que está en la pista -salvo en las pruebas cronometradas, que está en el practicable que se habilita en el centro de la ‘pelousse’-, y que tiene un rol fundamental a la hora de dar una salida o de parar una carrera cuando hay una incidencia, con el tradicional doble disparo de revolver, o de neutralizarla, con la bandera amarilla. Pero también tiene otra función fundamental que es señalar lo que es cabeza de carrera en las pruebas de pelotón, en las que los cometidos de dar vueltas ganadas o perdidas corresponden a otros comisarios. Igualmente es el responsable de la verificación del material, de las líneas de pista y de las bandas de cronometraje, e incluso del sorteo en aquellas pruebas en que sea necesario, aunque es normal que en competiciones de nivel haya un adjunto específico, así como para la comprobación del material.

Puesto de juez árbitro en una competición en Anadia. Foto. UVP-FPC

Siguiendo con la comparación con el fútbol, el juez-árbitro sería el equivalente del VAR. Se sitúa a la salida de la recta de meta (curva 1) con el fin de ver lo que sucede en esta, pero en una posición elevada, para poder contemplar todo el anillo. Está apoyado no sólo por el vídeo, sino también los comisarios que se distribuyen a lo largo de la pista, y con los que está en comunicación, lo mismo que con el presidente. A diferencia del starter, que para la carrera, sus decisiones son a posteriori, y se transmiten al presidente, que es quien comunica la decisión final a los implicados. Salvo por cuestiones pedagógicas y de colaboración, no suele mostrar los vídeos que apoyan sus decisiones.

Zona de trabajo del secretario, junto a los operadores infromáticos

Y aunque algunos consideren sarcásticamente que el secretario es el árbitro que no ve las carreras, lo cierto es que tiene que seguir el desarrollo de las mismas a la hora de recoger las distintas informaciones que le mandan otros miembros del Colegio de Comisarios, en especial el juez de llegada, así como de la ‘Timing Company’ con la que colabora estrechamente, e incluso con el ‘speaker’. Se trata del encargado de realizar todos los comunicados, tanto los referidos a los órdenes de salida, según la normativa específica, como de los resultados, además de atender a los directores en el caso de cambios de corredores en las pruebas por equipos o errores materiales detectados en los comunicados (no así las reclamaciones, que corresponden al presidente).

Por todas estas labores -y fundamentalmente porque en la pista no hay pausa y tiene que estar ocupándose de la carrera anterior o la posterior mientras que hay ya otra competición- se habla de esa desconexión, pero como nos decía Juan Martín, secretario en los últimos Juegos Olímpicos, “las carreras de pelotón me gusta seguirlas, para que cuando te pasan información, por ejemplo, de vueltas ganadas, no sea algo que te resulte extraño. Y si ves por ejemplo una situación irregular, tienes mucha más seguridad si también lo has visto tú, y sabes que pueden comunicarte por ejemplo una advertencia, una relegación…”

Cuentavueltas, una función menos vistosa pero muy importante Foto RM

También me gustaría destacar al juez de llegada, que es el responsable de dar un orden de llegada en los sprints, tanto de las pruebas de pelotón, como en el keirin, y que tiene un adjunto que se encarga de dar las vueltas ganadas y las perdidas. Claro que todo depende de la prueba: puede haber incluso dos adjuntos -uno para las ganadas y otro para las perdidas- o incluso que sea el propio presidente el que se encargue de ello, como suele suceder en las pruebas de carácter nacional.

Sin embargo, se trata de un comisario que puede tener otras funciones. Sin necesidad de ser exhaustivo, en un evento de pista podemos ver también a uno o dos cuentavueltas, a los cronometradores, a los comisarios de cada esquina, a los encargados de vigilar el relevo en la velocidad por equipos en la zona de los 15 metros, o a los que sujetan a los corredores en las pruebas por equipos.

Próximamente desarrollaremos más ampliamente estas funciones, pero por lo menos con esta primera descripción esperamos que tanto los espectadores, como algunos corredores poco experimentados, puedan distinguir de forma clara las funciones de los genéricamente mal llamados ‘jueces’, que sin ser tan decisorios como los futbolísticos, sí cumplen un papel primordial en el desarrollo de las competiciones de pista.

Con todo mi reconocimiento y agradecimiento a todos los árbitros que me ayudan desinteresadamente en mi labor por difundir la pista tanto en TrackPiste como en Eurosport, y a los que no nombro porque se me haría muy extenso, pero con los que siempre puedo contar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario