Mora "en una carrera como me gusta", pero lejos de los primeros

“Ha sido una carrera como me gusta, pero el ataque del francés y el ucraniano ha sido muy lejano –concretamente a falta de 40 vueltas-. Todos pensábamos que les íbamos a coger, pero no ha sido así. A veces una indecisión es una derrota en una disciplina como ésta, que es muy peculiar en su forma de correrse- Lo he intentando a falta de ocho vueltas a ver si nos acercábamos, pero no he tenido colaboración. Pese a todo las sensaciones buenas, y a ver si lo confirmamos el lunes en la madison”

Así se expresaba Sebastián Mora, al final decimoséptimo en el scratch, aunque ya le daba lo mismo el puesto por lo que se dejó llevar, en una prueba en la que Roman Gladysh y Adrian Garel fueron los grandes protagonistas con ese ataque –y la victoria del ucraniano-, y con Tristan Marguet llevándose el bronce por el ataque final en cabeza del pelotón, cuando la carrera ya estaba tan decidida como rota.
En la prueba femenina Kirsten Wild demostró que sigue el mismo camino con el que maravilló en Apeldoorn –tres oros y una plata-. Un primer ataque de lejos no valio por la apatía de sus compañeras, lo que hizo que la neerlandesa cediese y se lo jugase en un potente sprint, en el que ni Emily Kay (Gran Bretaña) ni folien D’Hoore (Bélgica) tuvieron opción. Irene Usabiaga, que apenas asomó en cabeza cuando la carrera se dilucidaba, terminaba decimosexta.
El resto de finales del día fueron de las pruebas por equipos. En la velocidad femenina, Helena Casas y Tania Calvo terminaban séptimas, sin que el cambio de posiciones haya significado aún la mejora esperada, aunque queda aún tiempo por delante. La dupla española marcaba un tiempo por encima de lo esperado en la clasificatoria (33.827), y mejoraba ligeramente en la primera ronda (33.703), insuficiente para superar a Rusia, pero si para mejorar una plaza, séptimas al final para las españolas, que aún tienen mucho trabajo por hacer.
Las rusas Daria Shmeleva y Anastasiia Voinova encadenaban su quinto Europeo consecutivo, al derrotar a la sorprendente finalista Ucrania, con el bronce para las alemanas Miriam Welte y Emma Heinze, muy motivadas por la doble ausencia de Kristina Vogel y Pauline Grabosh.
En la versión masculina, nuevo éxito neerlandés con los ‘arco iris’ Harvey Lavreysen, Jeffrey Hoogland y Nils Van’t Hoenderdaal, si bien éste cedió su puesto de arrancador en la final a Roy Van den Berg, que superaba a Francia (François Pervis, Sebastián Vigier y Quentin Lafargue), con la renovada selección de Alemania también bronce en esta disciplina.
España terminaba novena, lastrada por dos malas salidas de Alejandro Martínez, al que le patinó la rueda por arrancar demasiado pronto: la primera vez fue salida falsa pero en la segunda tuvo que seguir, bajo amenaza de descalificación, lo que le supuso perder un tiempo precioso e irse a un discreto 46.057 que le suponía la novena plaza y no pasar el corte.
Terminamos la jornada con las persecuciones por equipos. Italia estuvo incomensurable en una semifinal en la que no se rindió ante una Gran Bretañaque parecía tener el pase a la lucha por el oro, pero que terminaría cediendo ante los transalpinos. Y luego en la final, Elia Viviani, Filipo Ganna, Michele Scartezzini y Francesco Lamon –con Liam Bertazzo como quinto hombre- se hacían con el oro al superar a Suiza (3:55.401 a 3:59.705), una grata revelación, con los británicos ‘consolándose’ con el bronce
En la versión femenina, las anfitrionas –Katie Archibald, Elinor Barrer, Laura Kenny y Neah Evans- no dieron opción a Italia, con Silvia Valsecchi, Leticia Paternóster, Marta Cavalli y Elisa Balsamo (4:16.896 a 4:25.384), con el bronce para Alemania.
La hora T, de Torres
Mañana se disputa la tercera jornada en una triple sesión (10:00 a 13:00, 15:00 a 17:44 y 20:00 a 21:54) con otros cuatro títulos en juego, destacando el omnium masculino en el que Albert Torres defiende ese título logrado en las dos últimas ediciones, tras el ‘fiasco’ que le supuso el último Mundial. El español afrontará el scratch y la ‘tempo race’ en la sesión de sobremesa para terminar en la vespertina con la eliminación y la puntuación. El francés Benjamin Thomas, el italiano Elia Viviani y el polaco Szymon Sainok, vigente arco iris, serán los principales rivales de Torres.
La primera final del día será la del kilómetro, que habrá tenido la clasificatoria matinal para determinar los ocho finalistas. Entre los participantes, los españoles Alejandro Martínez y Pepe Moreno, con las mayores opciones para este último de pasar el corte, como hizo en 2014, 2015 y 2016. Mickael D’Almeida y Quentin Lafargue (Francia), Joachim Eilers (Alemania) y Tomas Babeck (Chequia) son los principales inscritos a tener en cuenta, dada la ausencia del doble campeón continental y mundial, el neerlandés Jeffrey Hoogland.
Acto seguido se dará paso a la puntuación femenina con nombres tan destacados como la neerlandesa Wild, la danesa Amalie Didericksen, la belga Lotte Kopecki, la británica Elinor Barker o la italiana Maria Confalonieri, y nuevamente con Irene Usabiaga como representante española.
Por último reseñaremos la persecución femenina, en la que la británica Katie Archibald intentará sumar su quinto entorchado consecutivo, con permiso de su compatriota Eleanor Dickinson, de la italiana Silvia Valsecchi, de la polaca Justyna Kaczkowska, la alemana Lisa Brennauer o la danesa Trine Schmidt. En esta disciplina no habrá españolas en liza.
También mañana será el día del inicio de la velocidad femenina, desde los 200 metros hasta los cuartos, con la participación de las dos españolas, Calvo y Casas, en una prueba en la que se notará  la ausencia de la actual campeona, la germana Kristina Vogel, pero habrá nombres ilustres como la joven francesa Mathilde Gros, la rusa Anastasiia Voinova, la ucraniana Liubov Basova, la belga Nicky Degrendele o la neerlandesa Shane Braspenninckx.

No hay comentarios:

Publicar un comentario