Lecturas del Mundial para Tokio (III): Dinamarca enseña músculo

En la crónica previa del Mundial de Berlín manifestaba que, aunque para todos los corredores y selecciones el gran objetivo de la temporada es Tokio, todos aquellos que acudían sin presión de tener que certificar la clasificación tenían dos opciones: o comenzar ya a exhibir músculo o no dar pistas de cara a agosto.

Celebrando el oro. Foto: UCI Track
Dinamarca ha sido, con diferencia, la selección que más se ha exhibido, hasta el punto de meter miedo a sus rivales, sobre todo en la persecución por equipos y en la madison masculina. Que los nórdicos podían batir el record del mundo de Berlín era algo que todo el mundo sabíamos; que lo bajasen en la clasificatoria por debajo de 3:47, ya comenzó a ser algo que no estaba en los planes. Pero que se haya quedado tras la final en 3:44.672 no cabía en las perspectivas de los más optimistas, salvo de los propios daneses que tras el record han manifestado que se ven capacitados a bajarlo un segundo más en Izu.

En cuanto a la madison, sentenciar una prueba cuando apenas se llevaba un cuarto celebrada es tan significativo como el férreo control ejercido en el resto de la misma.

Thomas, inapelable en el omnium. Foto: UCI Track
Eso sí, en Berlín también tuvieron su punto débil, con la sorprendente y temprana eliminación de Lasse Norman Hansen en el ómnium, aunque éste siempre ha manifestado que le gustaría centrarse en las dos pruebas anteriores y dejar este tetratlón para Niklas Larsen, pendiente de recuperación… y que quieran recurrir al truco de hacerle un hueco con una inscripción por carretera, ya que las cinco plazas máximas las tienen cubiertas con los cuatro corredores de la cuarteta y con Mørkøv.

Otro que también se dejó ver bien es Benjamin Thomas aunque al francés le gusta verse así, llevando el control y el dominio de la carrera como sucedió en el ómnium… pero no en la madison. Francia apostó por la juventud de Donavan Grondin como pareja del de Groupama… pero tiene otras alternativas de cara a Tokio.

Italia también demostró mucho más de lo que se esperaba, aunque de forma paradójica, ya que se presentaba con algunas bajas significativas –Plebani, enfermo, no compitió y Bertazzo, operado, ni acudió, aparte de Viviani, centrado esta vez en el fondo-, por lo que el problema de Marco Villa será ajustar los muchos mimbres que tiene para optar por los más idóneos, entre los que Filippo Ganna es insustituible, aunque el joven Jonathan Milan también se ha hecho un hueco. Eso si, el de Cofidis se presentó sin un entrenamiento específico en Berlín que sí tendrá que hacer para Tokio, donde debe ser el quinto hombre de la cuarteta.

Wild sigue siendo la referencia
femenina en fondo. Foto: UCI Track
Por el contrario, Nueva Zelanda pertenece a esa serie de países que en Berlín no han querido dar muchas pistas para agosto, por mucho que lograsen la plata en la persecución por equipos. Personalmente pienso que Campbell Stewart mejorará sensiblemente en rendimiento y resultados.

Entre las féminas, Estados Unidos ha recuperado el liderato mundial, aunque el hecho de no poder batir el record del mundo –el único de los previstos que no cayó- habla a las claras de que la cuarteta norteamericana tiene mucho margen de mejora ya que se trata de una formación novedosa.

Terminamos este somero repaso con la reina del fondo, Kirsten Wild que alternó momentos en los que evidenció su condición –en la madison, con su inseparable Amy Pieters, o sola, en el scratch-, con otros en los que prefirió reservarse en el momento en que la prueba se le torcía, caso del ómnium, con esa descalificación inicial, como en los puntos, por una caída. Sigo pensando en que debe ser la gran referencia en ambas pruebas aunque me sorprendió muy agradablemente la japonesa Yumi Kajihara que puede ser la gran alegría local en sus Juegos, por mucho de la ilusión que despertasen sus velocistas, sobre todo en el keirin, y que se quedaron fuera del team sprint.

No hay comentarios:

Publicar un comentario