Peter Pieters, despedida con la cabeza bien alta, tras una relación difícil con la Belga, por trabajar con recursos bastante limitados

Seis medallas -una de oro, cuatro de plata y tres de bronce- en el último Mundial es el balance de despedida del seleccionador belga, Peter Pieters, cuyo contrato no será renovado por su Federación, tras once años ejerciendo el cargo.

"Creo que puedo despedirme con la cabeza en alto con estas seis medallas", dijo Pieters a Sporza inmediatamente después del Mundial. “Los Juegos Olímpicos fueron decepcionantes, pero en Roubaix nos hemos tomado la revancha”, destacando el éxito de Lotte Kopecki, “que estuvo sobresaliente en la carrera por puntos. Estaba ansiosa por ganar un Mundial y estoy feliz de a ver podido participar en ello”.

Con la cuarteta belga. Belgan Cycling/Win Van den Hoste

Sobre su balance, cuando le dicen si ha sido un buen seleccionador, comenta que “es bueno escucharlo. Otros piensan de manera diferente. Siempre he cumplido con mi deber y he tratado de sacar lo mejor de los corredores". No obstante, lo más reseñable es el comentario sobre las condiciones que le daba la Belga. “Tienes que poder trabajar en las mejores condiciones, con todos los medios. Si eso no funciona, no es agradable”. Es precisamente esa falta de medios lo que más le puede retraer de seguir su carrera en otro lugar. "Podría ir a otro país, pero no sé si quiero. A menos que haya un país interesante, pero no como ahora”.

En este sentido, el comentarista de Sporza Renaat Schotte, una de las voces más autorizadas del ciclismo en pista belga, añadía en su columna en De Tribune que “hubo problemas en su relación con la Federación. Pieters tenía la ingrata tarea de tener que trabajar con recursos bastantes limitados”, calificándole como “un buen seleccionador, que ganó cinco títulos mundiales e innumerables medallas. Por supuesto que también tuvo menos momentos, pero ¿qué entrenador no los tiene?"

Para Schotte, la Federación Belga tiene un grave problema con esta disciplina. “Tenemos una cultura ciclista enorme, pero realmente no contamos con la pista. Pocos equipos ven la pista como un campo de entrenamiento en el que se pueden hacer campeones". En Bélgica, se está invirtiendo aproximadamente un millón de euros en ciclismo en pista. "Una miseria en comparación con los británicos, alemanes o australianos".

 ¿Y comparado con España?

No hay comentarios:

Publicar un comentario