Derby Wheel considera “una violación a la legislación antimonopolio de la UE” la calificación hecha por la UCI como “eventos prohibidos”

La UCI publicaba ayer un comunicado en el que indicaba que las pruebas que componen la nueva competición internacional de keirin Derby Wheel, con un soporte económico basado en las apuestas, son “eventos prohibidos” de conformidad con el artículo 1.2.019 del Reglamento de la UCI, al no estar inscritos en el calendario o no haber recibido autorización. De esta forma, la participación de un titular de una licencia UCI en estos eventos dará lugar a una acción disciplinaria de acuerdo con el Artículo 1.2.021 del Reglamento del Deporte Ciclista.

Es decir, una forma de advertir al medio millar de velocistas que han mostrado su interés por participar que podrían recibir una multa de 100 a 10.000 francos suizos y/o una suspensión de hasta seis meses por una infracción intencional o negligente, como es este caso, al haberse ya anunciado.

La UCI argumenta su decisión en que no ha recibido hasta la fecha la información necesaria para evaluar el cumplimiento de las Reglamentación del Deporte Ciclista. En su comunicado, el máximo organismo internacional indica que el primer contacto con DerbyWheel se produjo en junio de 2022, y aunque se han mantenido contactos regulares “para comprender exactamente cómo funcionarían los eventos deportivos y las apuestas con el fin de determinar si los eventos podrían autorizarse o no” en virtud de las normas de la UCI, no se ha recibido dicha información.

DerbyWheel adelantaba su postura ayer en CyclingNews, confirmando que sus eventos no van a estar registrados en la UCI, pero que su objetivo es colaborar con los órganos rectores y trabajar juntos para proteger la integridad del ciclismo profesional. De hecho, en octubre anunciaron su compromiso con Sportradar para dar unos servicios de integridad que garanticen el juego limpio.

Esta mañana nos han ampliado la información precisando que la afirmación de que no han proporcionado información no es cierta ya que “el 6 de diciembre enviamos a la UCI un total de 21 páginas del 'Informe de Integridad DerbyWheel'", así como unas respuestas adicionales con posterioridad.

Desde el organizador también se señala que desde la UCI se ha amenazado a los ciclistas participantes, lo que consideran “una violación a la legislación antimonopolio de la UE”, a través de su Comisión y del Tribunal Supremo. En su escrito recuerdan la disputa que hubo entre 2014 y 2020 entre la Unión Internacional de Patinaje (ISU) y los patinadores, por participar estos en un evento que la federación internacional consideraba como un “evento prohibido”, dando finalmente la razón a los deportistas.

Incluso hoy mismo hemos conocido el fallo del TJUE sobre la Superliga de fútbol en el sentido de que las reglas de la FIFA y la UEFA sobre la aprobación precia de competiciones son contrarias al derecho europeo y que abusaron de su posición dominante, lo que puede ser extrapolable a la situación de Derby Wheel.

En cualquier caso, las dos partes manifestaban su espíritu conciliador. La UCI indicaba en su comunicado su intención de continuar las discusiones con DerbyWheel, quien respondía diciendo que “seguiremos comunicándonos con la UCI porque la innovación es importante en el ciclismo en pista y esperamos que la UCI se comprometa con este espíritu”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario