Raúl Mena desvela sus planes para Glasgow y Tokio

Los velocistas Tania Calvo, Helena Casas, Alejandro Martínez, Juan Peralta y Pepe Moreno y los fondistas Ane Iriarte, Eukene Larrarte, Ana e Irene Usabiaga, Julio Alberto Amores, Joan Martí Bennassar, Marc Buades, Sebastián Mora, Albert Torres e Illart Zuazubiskar son los ciclistas convocados por el seleccionador nacional de pista, Raúl Mena, para el próximo Campeonato de Europa, que se disputará en Glasgow (Gran Bretaña) desde el 2 al 7 de agosto.
Mena, en el pasado Mundial @RFEC
Una cita que será la primera que sume puntos de cara a la clasificación para los Juegos Olímpicos, que contempla los Europeos, Mundiales y Copas del Mundo -los tres mejores resultados de las seis puntuables- de estas dos campañas de pista 2018-19 y 2019-2020, como ya pormenorizamos en Ciclo21. Y dado esta ‘cuenta atrás’ para Tokio 2020 y los recientes cambios en el organigrama de la selección de pista, nada mejor que hablar con el técnico vasco para conocer su plan de trabajo para este Campeonato y para este bienio.
A pesar de la supresión de las cuotas continentales, Mena considera que “el sistema de puntuación perjudica a Europa en relación con otros continentes. Los Campeonatos Continentales están sobrevalorados y en Asía o África estar entre las mejores naciones te da una ventaja que luego es difícil de contrarrestar en Copas del Mundo o Mundiales. Pero es lo que tenemos y vamos a jugar con esa baraja”.
A día de hoy, Sebastián Mora y Albert Torres son las principales bazas de cara a los Juegos “pero el camino no es fácil. No hay que fallar en las grandes citas y, sobre todo, que ninguno de los dos tenga un percance que obligue a tener que contar con otro corredor”. Y es que este año, la dupla española quiere dejarlo todo sentenciado en las primeras tres pruebas, salvo algún contratiempo, como nos contaban recientemente.
Torres y Mora, concentrados en Sierra Nevada
© GoTorresGoMora
De cara a Glasgow, se está sopesando que el castellonense pudiera competir en puntuación, una prueba que le motiva especialmente. “Lo importante es la madison y no queremos correr riesgos con otras pruebas. Pero lo tenemos que ver más detenidamente, ya que todavía quedan muchos días”, explica el seleccionador. Y es que desde ahora hasta el 30, fecha del viaje, estarán prácticamente concentrados en Valencia.
Renovación parcial de la cuarteta
Tras el fracaso de la persecución por equipos en la última temporada, con una clasificación in extremis para el Mundialdonde se obtuvo la decimosexta y última plaza, con un pobre registro de 4:10, la renovación de la cuarteta era algo obligado. Sin embargo, de cara al Europeo, el seleccionador no ha hecho un cambio radical, ya que sigue contando con dos hombres habituales en la selección, los élites Amores y Zuazubiskar, dando paso a los sub23 Buades y Bennassar.
“Estuve sopesando correr con el mismo equipo que va a acudir al Europeo sub23, es decir con Gorka Etxabe y Luis Mari Garikano, junto a Buades y Bennassar. Pero al final decidí contar con dos veteranos, ir haciendo una renovación más lenta e ir trabajando de cara al futuro. Pero soy realista y se que, con lo que tenemos ahora, no hay ninguna opción de estar en Tokio. De hecho, este año vamos a apostar por las pruebas que podemos clasificar. En el caso de la persecución por equipos, vamos a correr las mangas europeas de la Copa del Mundo y poco más. Y si nos clasificásemos para el Mundial, que lo veo muy complicado, veríamos si vamos o no, porque para hacer lo del año pasado…”.
Mena considera que “cambiar la dinámica de la selección de pista es complicadísimo. En los meses anteriores vi que había muchos chavales jóvenes interesados en correr, pero cuando se les dice que hay que estar en tal fecha en una concentración o en un Campeonato, te contentas que si el equipo quiere que vaya a tal carrera…. Y claro, así es imposible. Hay un caso muy claro que es el de Xavi Cañellas, un ciclista con una gran proyección, al que siempre le ha gustado la pista, séptimo en el pasado Mundial en scratch, pero que quiere centrarse en carretera para pasar a pro. Lo entiendo y le deseo lo mejor, pero… Por ello a todos los que me decís que si tal o si cual, solo os digo ¿qué harías en mi lugar?”.
El seleccionador insiste en que “tenemos que trabajar con lo que tenemos, ya que la teoría es muy distinta a la realidad”, aunque reconoce que “algo está fallando cuando vemos que Viviani, Ganna o Consonni están compitiendo en pruebas de pista en estos días”.
Cuatro féminas, pero sin persecución
El hecho de que haya cuatro fondistas en la convocatoria podría hacer pensar en que se va a competir en la persecución por equipos femenina. Pero Mena lo desmiente. “La clave en este Europeo es el ómnium, con Ana Usabiaga. Podría correr al día siguiente la madison, pero prefiero hacerlo con las otras dos corredoras que tienen puntos, Eukene y Ane, mientras que Irene hará las pruebas no olímpicas”.
Y es que el ómnium es la única prueba en la que, en principio, hay opciones de estar en Tokio. “Y no es fácil. La clasificación en pista sigue una serie de pasos. Tienes que tener unos puntos para estar en Copas del Mundo. Y sólo si participas en ellas, puedes empezar a sumar en el baremo olímpico. Ana lo ha conseguido a base de sus resultados en anteriores Mundiales, pero sobre todo de estar sumando punto a punto en Francia, Italia y otras pruebas europeas. Esa es la clave. Por mucho que venga una corredora muy buena, si no tiene una base previa de puntos, no puede participar”.
Ese es el problema de la madison femenina, según explica. “Ahora mismo no podríamos competir en Copa del Mundo, como pasó el año pasado, en que estaban como reservas y ello les posibilitó participar en alguna prueba. Si cambiasen las cosas, nos plantearíamos apostar por esa opción olímpica. Pero a día de hoy, es imposible”.
Cambios en velocidad
Calvo y Casas podrían intercambiar sus posiciones © RFEC
Una de las grandes novedades de los últimos meses ha sido el cambio en el organigrama de la selección, que de tener a dos técnicos -uno para cada grupo de pruebas- ha pasado a una sola cabeza visible, Mena, aunque manteniendo a Salvador Meliá como técnico de apoyo en velocidad. “La diferencia es que Salva ya no tiene la responsabilidad, pero a efectos de trabajo, poco, porque él es quien conoce el grupo. De todas formas, pocas opciones tenemos hoy en día”. De hecho, no hay relevo en caso de que hubiera que sustituir a uno de los tres velocistas o a una de las dos féminas.
“Nuestro trabajo principal debe ser ponerle los medios -se refiere a los hombres-. Llevan varios años trabajando con mucha ilusión, metiéndose dos Mundiales en el ‘top ten’, pero desgraciadamente eso no basta para estar en Tokio, ya que la participación es muy reducida, y tenemos que ser realistas. Además, Juan está también muy centrado en el keirin, ya que es la otra baza que tiene para acudir a los Juegos”.

En cuanto a las féminas, “tenemos que ver cómo se puede mejorar. El pasado Mundial fue una decepción al salir de ese top ocho y tenemos que trabajar mucho para volver a estar en este grupo”. Eso sí, no se descarta que esa mejora pase por un cambio en la posición de las dos féminas, con Casas arrancando, aunque es una decisión que aún no está tomada.

Publicado en Ciclo21

No hay comentarios:

Publicar un comentario