Igual que en Paris: mal en las velocidades; bien en el scratch


La segunda manga de la Copa del Mundo de pista, que se celebra hasta el domingo en Milton (Canadá) comenzó exactamente igual que la de Sanit-Quentin-en-Yvelines (Francia) en lo referido a la selección española: un cuarto puesto en una prueba olímpica –en este caso de Ana Usabiaga en el scratch- que no debe ocultar que ninguno de los equipos de velocidad logró pasar el corte de los ocho mejores. Por lo menos, destacar de nuevo ver a la guipuzcoana muy metida en carrera, de cara a su gran objetivo que es el ómnium el domingo, en una prueba que se llevaba la rusa Alexandra Goncharova.
La australianas Karlee McCulloch y Stephanie Morton se tomaban la revancha de su derrota por una milésima en la final de la primera cita pero no ante las rusas el Gazprom-Rusvelo, Anastasiia Voinova y Daria Shmeleva, que esta vez fueron terceras, sino ante las alemanas Miriam Welte y Emma Hinze, protagonistas junto a Pauline Grabosch. En cuanto a las españolas, la vuelta al esquema clásico Tania Calvo-Helena Casas se tradujo en un 34.037, levemente mejor que el tiempo de París, pero aún lejos de los mejores registros históricos de esta pareja, y en una undécima plaza que indica a las claras la dificultad de lograr ese objetivo de clasificación olímpica. Y eso que aún falta China.

Podio de la velocidad por equipos masculina © TrackCycling NL
En cuanto a los hombres, final monocolor neerlandesa, en la que los hombres de su selección –Nils Van’t Hoenderdaal, Harrie Lavreysen y Jeffrey Hoogland- batían a los del Beat –Roy Van den Berg, Theo Bos y Mathijs Buchli-, en un concurso en el que se redimió el trío neozelandés con la cuarta plaza, y en la que fallarían Alemania, novena, y Rusia, duodécima, que sin duda echaron en falta a sus velocistas que compiten en los Seis Dias de Londres –Max Levy, Robert Fostermann y Shane Perkins-. Alejandro Martínez, Pepe Moreno y Juan Peralta terminaban décimos, con un tiempo de 44.830, mejor que el de París y el del año pasado en este mismo escenario (45.302), pero insuficiente aún para aspirar a poder coger puntos de cara a Tokio.

La potentísima y en un gran momento de forma selección de Dinamarca (Casper Von Folsach, Lasse Norman Hansen, Julius Johansen y Rasmus Pedersen) se llevaba la persecución por equipos masculina, por delante del equipo británico Huub Watbike, que había marcado el mejor registro en la clasificatoria por delante de su selección –aunque tuvo que conformarse con el bronce- en un torneo en el que el corte estuvo en 3:58 y que dejó fuera a Italia.

La llegada de todo el arsenal británico (Laura Kenny, Kate Archibald, Elinor Barkerr y Eleanor Dikinson) trajo consigo el triunfo en la persecución femenina ante Italia, con el bronce para Nueva Zelanda. Australia se saltó en ocasión esta manga, lo mismo que España, algo ya conocido, aunque por razones bien distintas.

Finalmente, Mora se estrenaba en esta ocasión en el scratch, en el que terminaba séptimo y cuyo desenlace estuvo marcado por la vuelta que ganó el ucraniano Vitaly Hryniv.

Mañana, segunda jornada (12:00 a 15:44 y 18:00 a 20:51, seis horas más en España), con Casas y Calvo nuevamente en la velocidad, con Peralta en el keirin y, sobre todo, con Albert Torres en omnium, donde solamente estará el francés Benjamin Thomas de los que fueron sus rivales directos en la primera manga, aunque habrá nuevos competidores como el británico Mark Stewart, el danés Casper Von Folsach o el bielorruso Yahueni Karaliok.




No hay comentarios:

Publicar un comentario