Velódromos en España (VIII): Luis Puig, el gran referente nacional

Foto: Luispuig.org

Si hay alguna Comunidad Autónoma que puede presumir de tener velódromos, esa no es otra que la Comunidad Valenciana. Recintos en muy diferente estado de conservación, y de utilización, en las tres provincias, pero que se encuentran eclipsados por uno de los grandes velódromos de toda España, y ahora mismo el gran referente nacional, el Luis Puig valenciano.
Construido para acoger el Campeonato del Mundo en 1992 –por entonces en los años olímpicos solo había Mundial con las pruebas que no se disputaban en los Juegos-, se cubrió posteriormente y ya con su nuevo diseño ha acogido dos Campeonatos de Europa, una manga de la Copa del Mundo y numerosos Campeonatos de España, incluyendo los de las dos últimas ediciones y, salvo monumental sorpresa, los de este 2019. Y es que, a pesar de su suelo de hormigón, su condición de peninsular abarata los desplazamientos en relación al velódromo de Palma, indudablemente con mejores condiciones deportivas.
Pese a su condición de referente, no siempre ha sido así, y la convivencia con el atletismo ha tenido periodos en que no resultó nada fácil, aunque ya no hay problemas para que se puedan compatibilizar dichas disciplinas. Hay que recordar también que en 2000 acogió un Europeo ¡de natación!, con una pila provisional que obligó a restringir la actividad ciclista durante bastantes semanas.
Foto: FCCV
Actualmente su uso principal es por parte de la Federación Valenciana –martes y jueves por la tarde-, aunque con bastante flexibilidad si es necesario. El apoyo de la Fundación Trinidad Alfonso está siendo fundamental para afrontar nuevos objetivos. Tampoco es extraño, sobre todo en los meses de diciembre y enero, ver a todos los equipos extranjeros que se concentran por Alicante –Astana, Trek, Katusha o Dimension Data, entre otros- realizar distintos tests en el Luig Puig, aunque en este caso pagando por la exclusividad de tener el velódromo a su disposición. Por el contrario, la presencia de selecciones nacionales de pista extranjeras como Italia o incluso Gran Bretaña, muy habituales en tiempos pasados, es cada vez menor. Además, su punto negro es el de otros velódromos nacionales, incluso de alto nivel: su cierre durante el mes de agosto.
Por otro lado, la RFEC realiza desde hace algunos años las concentraciones de sus selecciones en Valencia, a expensas de que se culmine el regreso del CEAR de ciclismo, inicialmente en esta sede, antes de que se trasladase al Palma Arena.
Teniendo este velódromo, la actividad del resto de instalaciones de la provincia y de la Comunidad queda bastante reducida, limitada sobre todo a las escuelas y al ciclismo de base, sin competiciones, lo cual ha supuesto la supervivencia de estas estructuras, si bien en muchos casos con unas condiciones muy precarias en cuanto a su conservación, unidas a su deficiente diseño, algo común a la mayor parte de los velódromos nacionales. Es el caso de L’Alcudia –con unas buenas instalaciones complementarias-, Silla –que llegó a albergar Campeonatos de España en los años ochenta- y Ontinyent –en este caso recibió los Nacionales cadetes en 2006-.
Velodromo de Algemesí. Foto: FCCV
No obstante, el caso más curioso es el de Algemesí, el más antiguo de los existentes en toda la Comunidad –algo más de 45 años- y que, pese a ello, es uno de los que en mejor estado se conserva, hasta tal punto de que es el otro de los velódromos de la provincial que alberga competiciones de la Liga de Pista, aun cuando su cuerda es de solo 200 metros. No obstante, tampoco es un velódromo que pueda decirse que está salvado a día de hoy, ya que en los últimos tiempos se ha elucubrado con que podría ser derribado para ampliar un centro escolar adyacente… cuando el proyecto inicial era que fuese éste el que desapareciese, con el fin de completar el velódromo con unas gradas.
En la provincia de Castellón se encuentran, en unas condiciones parecidas, es decir, restringidos al uso por parte de escuelas, los de Onda y Burriana, una vez que se demolió el de Nules, aunque alguna vez han tenido que rodar en ellos los internacionales Sebastián Mora y Oscar Pelegrí, a pesar de sus muchos baches, para ahorrarse el desplazamiento a Valencia.
En cuanto a los velódromos de Alicante,merecen un capítulo aparte, la próxima semana.

1 comentario:

  1. Efectivamente en Nules nos hicieron un dallo irreparable,la demolición de la pista de ciclismo donde teníamos actividades competitivas y era una instalación perfecta para ir educando a las bases en el ciclismo en pista, Esperemos que en unos años volvamos a tener una instalación acorde a nuestras necesidades y a la de la comarca

    ResponderEliminar