Dos hermanos Azparren y un destino, el triunfo en Copa de España

Nietos de un egiatarra, Javier Azparren, que corrió en bicicleta, hijos de un loco de la bicicleta, su padre Mikel, su camino en el mundo del deporte no tenía escapatoria. Los dos chicos de una familia vinculada de siempre al deporte, Xabier Mikel (20 años) y Enekoitz (17), se criaron respirando ciclismo desde su más tierna infancia. Su hermana, Aitana, se decantó por el fútbol, juega de portera, y la pequeña, Onintze, va camino de los seis meses, pero lo que más comienza a ver son bicicletas, fijas y en movimiento, por todos los lados.

La idea de correr juntos la americana en la Copa de España de pista, que constará de tres jornadas, en Dos Hermanas, Palma de Mallorca y Galapagar, surgió de ellos mismos: “Qué mejor que mi hermano Enekoitz para acompañarme. Entrena y está corriendo en pista. Estamos ensayando la prueba de madison, los agarres, para poder hacerlo bien. Lo único que podía impedir que corriésemos juntos era la reglamentación, pero hemos visto que nos permite hacerlo y no lo hemos dudado”, explica Xabier Mikel, que ha comenzado este año tercero de IVEF, en Vitoria, “aunque sólo he cogido tres asignaturas, para poder centrarme más en el ciclismo”.

Correrán con la sociedad Goierriko Txirrindulari Elkartea, bajo el patrocinio de Laboral Kutxa, equipo que ha dirigido Mikel Gaztañaga, con bicicletas Orbea, y también con el apoyo  de la Federación Vasca, de pista, con consejos de uno de sus responsables Ander Altuna.

Xabier Mikel ha estado este invierno concentrado con la Federación Española después de finalizar su temporada en el Campeonato del Mundo contrarreloj. “He estado un mes sin tocar la bicicleta, pero haciendo deporte, corriendo a pie, monte, jugar a palas, siempre moviéndome y a la vez descansando. He hecho un poco de todo. La última semana de octubre volví a coger la bicicleta y como la pista me gusta voy tres días a la semana a entrenar al velódromo. Correr no puedo correr, porque no hay competición más que para cadetes y juveniles, así que me dedico a entrenar”, explica.

Objetivo, el Europeo

Su idea es poder correr el Campeonato de Europa de pista y correr con la selección de esta modalidad algunas competiciones: “El Europeo de pista me cuadra muy bien con la crono de carretera. Quiero ganarme el puesto en las dos, porque es una semana después. Sería cuestión de alargar la forma una semana más”.

El preparador de los dos Azparren, el alsasuarra Jorge Azanza, le ha animado a realizar ese planteamiento, y es quien supervisa sus entrenos, sin duda el apoyo de Fundación Euskadi es muy importante para nosotros, como el de ORBEA, Etxeondo, Laboral Kutxa, comenta Xabier Mikel. Lo de correr con su hermano se le ocurrió a Xabier Mikel “tras ver que no tenía pareja. Nadie se animaba a correr la Copa de España, que se disputará en tres fines de semanas, y de esta forma le ayudo a mi hermano, y él intentará ayudarme a mí. Yo quiero disputar ese título sub 23, que consta de pruebas de eliminación, puntuación, tempo, scratch y madison. Esa preparación me ayudará a llegar al inicio de la Copa de España de carretera, muy cerca de mi mejor forma”.

La idea que tienen Xabier Mikel y su preparador es la de conseguir su primer pico de forma para el mes de mayo y el segundo, “para el Campeonato de España contrarreloj”. 

Para lograrlos, o al menos acercarse a esos objetivos, se irá a primeros de este mes de diciembre a Benidorm, dieciocho días “junto a Oier Lazkano para poder entrenar en condiciones. Se me da bien la cocina y no tengo problemas en hacer unas lentejas, unos garbanzos, lo que sea, por lo que el sustento lo tenemos asegurado. Tengo mano y me gusta, así que no en ese sentido no tendremos ningún problema”, afirma sonriendo. El horario de trabajo que se marcarán les alejará de comer sentados al mediodía. 

Debutará en la Copa de España de carretera en Don Benito, para seguir luego con las carreras de Ontur, Guerrita y Valenciaga. “Me gustaría volver a correr pruebas como la Gante-Wevelgem, Vuelta a Flandes, junto a algunas otras carreras en Holanda y Francia, esperando que el seleccionador siga confiando en mi, porque sin duda ese nivel de carreras te ayudan mucho a crecer como corredor”.

El centrarse más en el ciclismo no le llevará a olvidarse de sus estudios: “Tengo la carrera avanzada y aunque me cueste más tiempo sacar las asignaturas, seguiré estudiando. En teoría me quedan dos años para terminar”.

Sabe que su tercera temporada en el campo aficionado es importante para él si quiere intentar seriamente llegar al mundo profesional: “Quiero aumentar mi nivel y ser más regular, centrándome en las contrarrelojes y las clásicas, sin dejar de lado alguna carrera por etapas que me venga bien”.

Se le nota mucho más afilado que otro años en esta época: “He quitado pliegues de grasa y he ganado masa muscular. Ahora estaré dos o tres kilos por encima del peso en el que quiero comenzar a correr en carretera (69 o 70 kilos)”. Desde que comenzó a andar en bicicleta cuando era cadete ha perdido ¡24 kilos!: “Llegué a pesar 96 kilos y ahora estoy en 72. Tengo tendencia a coger peso y por eso me cuido bastante. Estoy con un nutricionista y lo llevo muy bien. Ahora mismo estoy de peso igual que en el Campeonato de España contrarreloj del año pasado”.

De la preparación que lleva afirma que “lo que me diga Jorge (Azanza) va a misa. Hago a rajatabla lo que él me marca”. El corredor que más le gusta es Imanol Erviti, “para mí es un modelo a seguir por su forma de entender el ciclismo”.

Un físico diferente

Su hermano Enekoitz tiene un físico diferente al del de Xabier Mikel. Es mucho más longilíneo, lo que le ha permitido, al menos en su primer año de juvenil, destacar en las subidas: “Desde que tengo uso de razón sólo he oído hablar en casa de bicicletas, lo que te mete de cabeza en ese mundo. Cuando era pequeño jugué al fútbol y algo al hockey hierba. Aprendí a andar en bicicleta con tres años y comencé a competir siendo alevín de primer año, cuando tenía diez”.

Al igual que su hermano se inició en la sociedad Donosti-Berri y cuando él se cambio a Ampo-Goierriko, siguió sus pasos: “Llevo cuatro años en la misma estructura. Compagino mis estudios de Mindfulness y entrenamiento funcional con el echar una mano  en el gimnasio de  negocio familiar Mundaizfit, en bici y de Batz Kimil, dos o tres horas al día, depende, de lunes a viernes, lo que me permite entrenar, cuando tengo que hacerlo, todos los días, salvo uno, que descanso. Por las tardes tengo libre en el gimnasio. No soy mucho de salir, no me gusta. Los domingos después de las carreras me suelo quedar por las tardes en casa”.

Su hermano Xabier Mikel también dio clases el año pasado. Su preparación la dirige Jorge Azanza: “Me dijo que me vendría bien hacer pista para coger una buena cadencia de pedalada. Llevo tres pruebas este año y voy cogiendo confianza en la pista, aunque ya había corrido antes”.

La proposición que le realizó su hermano le gustó: “Me dijo que podíamos correr la Copa de España de pista juntos y me gustó la idea. Estaba buscando una pareja, no la encontraba y me animé. Correr como sub 23 será otro ritmo, otro tipo de pedalada, pero me gusta el reto”.  De momento va segundo en la Challange Bioracer, aunque su idea es centrarse de lleno en la carretera, en su segundo año como juvenil, para ver hasta dónde puede llegar. 

Llegará a la prueba de Dos Hermanas este fin de semana “con cuatro o cinco carreras. Xabier Mikel quiere disputar esa competición y yo le ayudaré en lo que pueda”. Palma de Mallorca y Galapagar completarán las tres citas de la Copa de España. Reconoce que “no me disgusta la pista, pero tampoco es lo que más me llama. Le tengo mucho respeto".

Es un goloso empedernido, pero tiene la suerte de no coger peso: “Me gustan todos los dulces, pero me controlo. El azúcar me llama, pero tengo la suerte de no coger peso”. Dos hermanos en busca de un destino, el triunfo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario