Técnico y de pista, doble artista (I): "En la persecución por equipos es donde se ve el trabajo que has hecho como técnico" (Jaume Mas)

Esta semana iniciamos otra nueva serie dedicada a conocer -y reconocer- el trabajo de los técnicos que trabajan por el ciclismo en pista en toda España, con un cuestionario de doce preguntas que será el mismo para todos. Y nada mejor que comenzar con una persona como Jaume Mas con el que, aparte de mantener una buena relación personal, he tenido la suerte de coincidir cuando estaba al frente de la selección nacional.

En sus inicios como corredor. Foto: Jaume Mas
¿Cuál es tu experiencia como ciclista?

Empecé como cadete y pronto comencé a compaginar carretera y pista. Gané varias carreras importantes en Cataluña, como el Trofeo Quirze Martí, en el circuito olímpico de Montjuich. Era rapidillo. Mi última carrera fueron los Seis Días de Madrid. Por cierto, era amigo de corredores madrileños como Navarro o Moreda, que estaban en el filial del equipo de Javier Mínguez, quien me ofreció correr en ese equipo, pero siempre que viviese en Madrid. Pero a mi familia no le pareció bien y al final terminaría dejando pasar esta oportunidad. Quizá hubiera sido después todo muy distinto.

¿Cómo te iniciaste en pista?

Mi padre -Gabriel Mas- había sido ciclista en Mallorca, coetáneo de Timoner, con el que llegó a correr como pareja de madison. En casa solo había bicicletas, pero no para mí, de mi talla. Fue al segundo año de cadete, cuando me autorizaron a correr los Campeonatos de España junior. Entonces salimos a comprar una bicicleta, corrí mi primera prueba de pista en ese Campeonato y terminé ganando la velocidad. Y creo que tercero en el kilómetro.

Uno de los primeros Mundiales de Jaume Mas
¿Qué recuerdo te ha marcado más como corredor de pista?

Sin duda ese Campeonato que gané en Tortosa y la concentración que tuvimos antes, de todas las categorías, en la que estaban Pepe Recio, Jaume Vilamajó,… que luego se fueron a participar a San Sebastián, o Celestino Prieto, que corrió conmigo.  Aprendí mucho allí.

¿Cómo pasaste a ser técnico?

Tuve una mala experiencia con el servicio militar, en Cartagena, casi un año y medio sin ir a casa, sin poder entrenar. La bicicleta me fue dejando a mí y los años siguientes me quedé bastante apartado. Hasta que un día me llamó Xavi Rafols, porque había un problema de técnicos, y comencé a trabajar con infantiles y cadetes. Y me gustó. Desde entonces he hecho de todo: chófer, ayudante, mecánico, técnico…

¿Qué trabajo haces ahora mismo en la Federación Catalana?

Un recuerdo muy especial para esta medalla en Tafalla 2019
Trabajo con el Centro de Tecnificación en la Residencia Blume de Esplugues. Suelo tener 6 o 7 chicos en ESO y Bachiller, que están toda la semana allí, estudiando y haciendo el trabajo de gimnasio allí. Entrenamos en carretera y en el velódromo, que si no hay atasco, lo tenemos a 5 minutos. Aparte de ello, llevo un programa de pista olímpico con la Federación, con los técnicos de la Catalana, de los velódromos y los clubes

Aparte de ciclismo, ¿tienes otra actividad?

Ahora mismo, no. Desde 2000 me dedico sólo a entrenar

¿Cuál es tu momento favorito cuando trabajas como técnico?

Todo el trabajo que haces con una persecución por equipos. Todos esos momentos que vas trabajando día a día y que vas juntando como un puzle, hasta que se conjunta todo y sale todo a la perfección el día de la competición: la arrancada, el paso por vuelta, los relevos, el ir a rueda, cuando uno de queda o tiene que hacer de más…

En el Mundial de Melbourne, con Sergi Escobar
Entiendo, pues, que la persecución por equipos es tu prueba favorita…

Sin duda. En la persecución por equipos es donde se ve todo el trabajo que has hecho tú como técnico, no como otras en la que los resultados son más

¿Qué recuerdo te ha marcado más como técnico?

El que más resonancia ha tenido, el más intenso, la medalla de bronce en la persecución por equipos de los Juegos de Atenas. Fue el fruto del trabajo de varios años. Nos jugábamos el podio frente a los alemanes, y aunque teníamos un segundo y medio de diferencia, ellos tenían muy buenos corredores, comenzando por uno de los mejores de aquella época, Robert Bartko. Fue una explosión, pero no solo por la medalla, sino por el trabajo. Y por ese mismo motivo, me quedó con la victoria en la persecución por equipos cadete del último Campeonato de España. Como te decía antes, fue cuando salió el trabajo técnico y físico de muchos meses de preparación.

¿Un corredor o corredora al que hayas dirigido y que te haya dejado huella?

Por buen corredor, por buena persona y por compañero, Sergi Escobar.

El australiano Gary West, uno de sus referentes como técnico.
Foto: Wikipedia
¿Y un técnico, hayas trabajado o no con él?

Tuve muy buena amistad con Gary West, técnico de Australia y de Japón -fallecido en 2017-, con el que compartía mucha información y siempre te estaba ayudando. En España, sin duda con Eloy Izquierdo, con el que trabajé muy a gusto en la selección y con el que aprendí muchas cosas.

Y, para terminar, y sin extenderte -que el tema da para mucho-, ¿qué harías para mejorar la pista?

Sin duda, tiene que resultar más vistosa para el público y ello pasa por potenciar las disciplinas que resultan más atractivas, como la madison, el keirin, la persecución por equipos…

1 comentario:

  1. Jaume no es un doble artista, es un auténtico hombre orquesta del ciclismo y además con una energía inagotable.
    Pero por encima de todo es un sensei -maestro- extraordinario. Te saca lo que no sabes que tienes y además te hace querer llegar aún más lejos.

    ResponderEliminar