Ciclismo en pista: Un libro, una historia y una alegoría (Feliz 2021)

A diferencia de otros chavales a los que su afición por el ciclismo se plasma en querer ser corredores, en mi caso desde pequeño lo que me gustaba era ver ciclismo, leer ciclismo, informarme sobre este deporte. Por ello decidí ser periodista. Y como entonces lo de Internet no se intuía ni en los mejores sueños, no me quedaba otro remedio con trece o catorce años que irme a la hemeroteca o a las redacciones de los periódicos deportivos para conseguir esa información. Porque libros tampoco había muchos: primero los de Juan Carlos Pérez –‘Ciclismo en la base’, ‘Ciclismo agonístico’…-, que lógicamente me hice con ellos, y luego los de José Luis Algarra. Con ambos tuve la ocasión de tratar estrechamente mucho tiempo después.

Sin embargo, no me compré ‘Ciclismo en pista’ porque me parecía demasiado específico, centrado en una disciplina que entonces no me atraía especialmente. Todos sabéis el aguijonazo de veneno que me ha llegado de los velódromos y por ello quise enmendar mi error, más que nada por curiosidad ya que era plenamente consciente de lo desactualizado que debía estar un libro de 1976. Pero seguro que algo interesante se podría sacar de sus 300 páginas.

No fue tarea fácil. Nuevo, imposible conseguirlo ya. Y de segunda mano, pocos ejemplares y la mayoría con precios desorbitados. Afortunadamente mi insistencia tuvo su fruto y en Libros de Palacios lo conseguí este verano. Usado, claro, pero en buen estado, aparte de ese olor que cogen los libros antiguos. Pero, además, reencuadernado en tapa dura, lo que le daba aún más valor… a cambio de un precio más que asequible, unos 15 euros, creo recordar.  

Como pensaba, algunos apuntes interesantes, teniendo en cuenta que 45 años después no hay ninguna otra publicación similar en castellano y muy escasas en inglés, y sobre todo historias que seguro me servirán algún día para documentar los temas que aparezcan en TrackPiste.

Pero la gran sorpresa, que descubrí hace muy pocos días, en una de mis ojeadas al libro cuando estoy en el baño, fue encontrar una dedicatoria del autor, hecha con todo el cariño que puede poner el ‘padre de la criatura’, a una persona que, visto el destino que ha tenido el libro, poco le ha importado. Ni el libro ni la dedicatoria.

Una historia que me ha servido para encontrar lo que es una alegoría del ciclismo en pista: la existencia de personas que ponen todo el amor por esta disciplina, la de aquellos que no les importa maltratar nuestro deporte por un puñado de euros y los que -por amor, insistencia o simple casualidad- contribuimos a rescatarlo con pequeños gestos. Por ello solamente me queda decir que, si no puedes ser parte del primer grupo, de los creadores, intenta entrar en el tercero, donde tu labor puede ser de gran utilidad. Pero aléjate de aquellos que malvenden el ciclismo en pista.

Feliz 2021.

No hay comentarios:

Publicar un comentario