Conor Rowley, del ‘arco iris’ junior australiano al debut con Irlanda

Siendo un país en el que la emigración ha sido una constante en su historia, no es extraño que muchos descendientes de irlandeses, aunque hayan nacido en cualquier lugar del mundo, regresen en algún momento determinado a su país de origen.

La selección nacional de pista es un claro ejemplo y en los últimos años hemos visto cómo una australiana de origen, Shanon McCurley, se convertía en la primera pistard irlandesa en participar en unos Juegos Olímpicos, como velocista en Rio 2016, y posteriormente reconvertida en fondista en Tokio 2020. En esta edición también estuvo Emily Kay, habitual de la selección inglesa en años anteriores.

Foto: Instagram Connor Rowley

Ahora será Conor Rowley, un velocista originario de Melbourne (Australia), quien se ha marcado el objetivo de estar en la selección olímpica, en París 2024, aunque de momento su mente está puesta en el debut con los ‘verdes’ en la Copa de las Naciones de Glasgow la próxima semana, aunque este fin de semana se estrenará en el Belgian Open Track Meeting.

Con 24 años recién cumplidos, Rowley podrá competir con Irlanda debido a los orígenes de su madre, Geraldine McNamara, oriunda de Kilrush y que se mudó a Australia cuando tenía veinte años. Rowley tuvo destacadas actuaciones en su país de nacimiento, lo que le llevó a la selección australiana, con cuyos colores se proclamó campeón del mundo junior de keirin en 2016.

Tras muchos meses sin poderse mover de Australia por las restricciones de viaje debido a la pandemia, se trasladó a Irlanda, para disputar los Campeonatos Nacionales -subcampeón en velocidad y en el kilómetro- y los últimos meses lo pasó con su selección en su ‘sede’ mallorquina, con destacadas actuaciones en el Trofeu Internacional de Pista en Barcelona, o en las pruebas celebradas en Anadia.

“Como mi madre es irlandesa y viaje a Irlanda muchas veces mientras crecía, siempre me he sentido conectado con Irlanda y aspiraba algún día a representar a Irlanda. Ver lo emocionada que estaba mi madre cuando escuchó que iba a representar a Irlanda fue increíble y no puedo esperar a que me vea correr con el equipo irlandés”, declaraba recientemente Rowley en The Independent. “Han sido muchos años de arduo trabajo trabajo y dedicación para llegar a este punto y finalmente tener una oportunidad en este nivel es increíblemente emocionante”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario