Así fue el mano a mano Australia-Nueva Zelanda en el Oceánico

Trío de velocidad neozelandés

Más de 180 ciclistas de las categorías élite y junior se dieron cita del 16 al 19 de octubre para disputar los Campeonatos de Oceanía de pista, de estas dos categorías, celebrados en Invercargill (Nueva Zelanda) y que en la práctica fue un mano a mano entre Australia y Nueva Zelanda, ya que no hubo participantes de ninguna de las otras ocho naciones que integran aquella Confederación.

Las actuales campeonas del mundo, las australianas Karlee McCulloch y Stephanie Morton se imponían en la velocidad por equipos con un gran registro de 32.591 sobre la joven pareja neozelandesa formada por Olivia Podmore y Ellese Andrews (33.540), mientras que en hombres el tradicional trío kiwi formado por Eddie Dawkins, Ethan Mitchell y Sam Webster derrotaba a Australia, con Matthew Richardson, Nathan Hart y Thomas Clarke, y establecía un nuevo record continental (42.508 a 43.360)

Cuarteta masculina australiana
En esa primera jornada se disputaron también las persecuciones por equipos, con bastantes ausencias en las cuartetas. En la femenina, triunfo neozelandés  (Kristie James, Nicole Shields, Emily Shearman y Jessie Hodges) sobre la australiana (Maeve Plouffe, Samantha De Riter, Sophie Edwards y Alexandra Martin-Wallace): 4.19.040 a 4:22,057. En la masculina, la de Australia (Conor Leahy, Godfrey Slattery, Lucas Plapp, Joshua Duffy) doblaba a la de Nueva Zelanda (Hugo Jones, Josh Scott, Kiaan Watts y Jared Treymane)

Las competiciones de scratch completaron ese primer día. Jordan Kerby se estrenaba como ‘black’ ante sus antiguos compatriotas Kelland O'Brien y Joshua Harrison, mientras que la australiana Plouffe se llevaba el triunfo en la femenina por delante de Rushlee Buchanan y Rylee McMullen, ambas de Nueva Zelanda.

Cure, en acción
La segunda jornada estuvo marcada por las competiciones de ómnium, en las que se impusieron los australianos Amy Cure y Sam Welsford. La tasmana no dio ninguna opción, al ganar las tres primeras pruebas y llevarse hasta dos vueltas en la puntuación, para llegar a los 186 puntos, frente a los 37 y los 137 de las neozelandesas Michaela Drummond y Rushlee Buchannan. 

El de Perth también ganaba las tres primeras pruebas para controlar en la puntuación, donde le acompañaron en el podio el campeón del mundo vigente, Campbell Stewart y el también ‘kiwi’ Regan Gouugh con 134 y 126 puntos frente a los 145 del ganador.

El torneo de velocidad masculino estuvo marcado por tener hasta siete velocistas por debajo de los 10 segundos en la clasificatoria, la temporada eliminación del ex campeón del mundo Mathew Glaetzer, que no llegaba a semifinales, y por el triplete neozelandés con Webster derrotando en el desempate a Dawkins y con Jorden Castle completando el podio.

Podmore celebrando su victoria
Las jóvenes neozelandesas Podmore (34.532) y Andrews (34.844) hacían doblete en 500, donde no se alinearon las dos estrellas australianas.

Como había sucedido en la víspera, la ausencia australiana permitió el tercer día que los neozelandeses dominaran en el kilómetro, en concreto con Nicholas Kergouzou (1:01.388) y Zac Williams (1:01.455). Y ellas también dominaron con Andrews, Podmore y Natasha Hansen en un keirin en el que no se alineaba Morton.

La puntuación masculina estuvo marcada por tres corredores que ganaron vuelta aunque la superioridad del local Corbin Stroong en las puntuaciones le permitió sumar hasta 54 puntos frente a los 32 de su compatriota Gough y los 26 del australiano Harrison.

Victoria australiana en la madison
Cure sumaría su segundo oro –de los tres que alcanzaría- gracias a su solidez tanto en las puntuaciones como a la hora de ganar vuelta. La ‘black’ Hodges y la ‘yellow’ Plouffe completaban el podio con 38 y 37 puntos, frente a los 53 de la de Tasmania.

Las persecuciones se saldaron con la victoria de Conor Leahy (Australia) sobre Kerby y de James (Nueva Zelanda) ante Plouffe

La jornada final también fue más positiva para los ‘visitantes’, gracias a sus triunfos en las madison en las que repetían Cure y Welsford, haciendo pareja con Alexandra Manly y con Kell O’Brien respectivamente.  

Dominio neozelandés en el keirin
La dupla femenina se llevó prácticamente todos los sprints, aparte de una vuelta para llegar a 77 puntos, inalcanzables para las neozelandesas Drummond-Hodges (25 puntos) y para las también ‘aussies’ Martin Wallace-Plouffe (18). Menos apabullante, pero igualmente basado en los puntos, fue el triunfo de ellos, con 58 puntos, frente a los 46 de Sextos-Campbell y los 43 de Gough-Kerby, ambas duplas de Nueva Zelanda.

Exactamente el mismo podio de la velocidad se vivía en el keirin, con los neozelandeses evidenciando un buen momento de cara al inicio de la Copa del Mundo y con Glaetzer solamente en sexta posición.

Y en velocidad, las australianas se hacían con la victoria en las dos finales: en la absoluta Morton superaba a Podmore y en la de consolación, McCulloch a Andrews.


Fotos - Dianne Manson / Oceania CF y Twitter Cycling New Zeland

No hay comentarios:

Publicar un comentario