Campeonatos de España: un cúmulo de despropósitos nunca visto

Del martes 3 al domingo 8 de agosto el velódromo Tasio Greciano de Galapagar será el escenario de los Campeonatos de España de pista para todas las categorías. Será la tercera vez que acoja este evento de forma conjunta para élite-sub23, juniors y cadetes, tras las ediciones de 2014 y 2015; habiéndose celebrado otras cinco ediciones en las categorías inferiores -una incluso, en 2004, cuando aún era descubierto-, aparte de otros nueve Nacionales de paraciclismo.

Sin embargo, ninguno de los anteriores, ni probablemente de los celebrados en otras fechas y lugares, ha reunido tal cúmulo de despropósitos como los actuales, ratificando por enésima vez que la pista no importe mucho a los actuales gestores federativos y que seguir en este camino es una sentencia de muerte para esta disciplina.


Unos Campeonatos que evidencian una absoluta falta de respecto a distintas personas y colectivos, y que queremos resumir de forma somera en estos seis apartados:

  • Hacer coincidir los Campeonatos de España con unos Juegos Olímpicos es una absoluta falta de respeto, tanto a los que están participando en Tokio -aunque sean apenas dos-, como a los que se dan cita en Galapagar, que no podrán seguir el mayor evento de ciclismo del planeta en un cuatrienio, aunque la tecnología a través de la app de Europsort permita el seguimiento en boxes entre carrera y carrera. ¿Os imagináis la final de la Copa del Rey de cualquier deporte coincidiendo con los Juegos? Yo tampoco.
  • Pero también es una falta de consideración mayúscula para con el trabajo del seleccionador nacional, Juan Martínez Oliver. Aunque tendrá los ojos de su equipo oficioso de ayudantes -porque solamente hay uno en nómina federativa frente a los cuatro, por ejemplo, de carretera- siguiendo lo que pasa en Galapagar e informándole cumplidamente, y que ya tiene una idea bastante clara de lo que es el ciclismo en pista en España, no debemos olvidar de que en las próximas semanas se disputan las pruebas más importantes de las distintas categorías: Europeo sub23 y junior y Mundial juvenil, por no hablar de la Copa de las Naciones de Cali, del Europeo de Grenchen y del Mundial. Y nada mejor que la presencia del propio responsable técnico en persona, aunque sólo sea para ver, escuchar y conversar. Que en esto del ciclismo en pista federativo español no sobra precisamente el diálogo.
  • Por mucho que Fernando Fernán Gómez dijese que las bicicletas son para el verano, en el caso de los Campeonatos de España ciclismo en pista está claro que no. Estos meses son los de mayor profusión de competiciones en carretera, y la incompatibilidad en entre estas dos disciplinas es total y cada vez mayor, por falta de planificación, de alicientes a los pistards, y de protección a la pista en determinados momentos, como puede ser un Campeonato de España. No vale con programar y esperar a ver ‘lo que aparece’: nos podemos llevar la sorpresa de que por primera vez en muchos años no se pondrá en juego -por falta de participantes- la persecución por equipos élite masculina (ni la femenina), la que puede considerarse como la prueba clave en esta modalidad. Una descortesía hacia cualquier corredor que quiera dedicarse -con mayor o menos intensidad- al ciclismo en pista.
  • Y esta última desconsideración se extiende a los propios técnicos federativos, que propusieron el intercambio de categorías en el programa de competiciones, retrasando los élites y sub23 al fin de semana y adelantando a los primeros días cadetes y juniors para que pudieran competir el fin de semana en las pruebas programadas de carretera, entre ellas el desenlace de la Copa de España. Como diría Bon Dylan, “la respuesta está en el viento”.
  • Tampoco hay que olvidar que el anuncio federativo oficial de la fecha de los Campeonatos no se produjo hasta finales de junio, apenas cinco semanas entes del mismo. Para unas Territoriales que no nadan en la abundancia precisamente, cuanto antes se anuncie un evento mayores posibilidades de ahorro hay.
  • Pero aún hay más: A día de hoy, ni una sola información sobre la posibilidad de acceder o no al velódromo, en lo referido al público. Teniendo en cuenta que la gran mayoría de los asistentes son padres y familiares de los ciclistas, que vienen desde muy lejos, y que necesitan programar sus viajes y estancias, nos encontramos con el enésimo menosprecio en estos Campeonatos de España.

Parece que todo no van a ser malas noticias, aunque al final tampoco sea nada positivo: la Federación Española informaba el viernes de que el Campeonato va a ser retransmitido por streaming, pero no de forma completa, solo el miércoles 4 y el jueves 5. Es decir, que los juniors y cadetes se quedan fuera otra vez más, mientras que en otras categorías se ofrecen imágenes de hasta los masters. Dicho de otra forma, otro despropósito más.

Pero como los corredores participantes no tienen la culpa de nada y bastante hacen con seguir teniendo una mínima ilusión por los velódromos, mañana nos referiremos a los participantes en estos Nacionales, aunque el viernes la Española ya oficializaba un listado provisional de participantes, antes de la prueba de la Liga de Valladolid, sin tener en cuenta si cumplían o no los requisitos para participar en el Nacional. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario