Ganna también busca bajar de los cuatro minutos en la persecución

Ganna, en el Mundial de Berlín. Foto: UCI Track

Después de su exhibición en el último relevo que llevó a Italia al título olímpico de persecución sesenta y un años después, con récord del mundo incluido, Filippo Ganna piensa en nuevos objetivos, que se centran no sólo en la carretera -el Europeo de Trento y el Mundial contrarreloj, ambos en septiembre- sino también en la pista, como revela el seleccionador italiano Marco Villa hoy en La Gazzeta.

Y es que el de Verbania aspira a batir el récord del mundo de la persecución individual, que él mismo posee desde el Campeonato del Mundo de Berlín, en febrero de 2020, en 4:01.934, buscando el objetivo de bajar de los cuatro minutos. Y sin hacerlo en altitud, sino en el escenario del próximo Mundial -que a falta de confirmación, será el velódromo de Roubaix-. “Filippo siempre ha manifestado su intención de probarlo a nivel del mar, porque no quiere las ventajas del terreno elevado, como si fuera un récord con un asterisco”, comenta Villa.

No sabemos si por olvido o de forma intencionada, no se hace alusión a la tentativa del norteamericano Ashton Lambie del próximo 18 de agosto que tiene ese mismo objetivo de ser el primer ciclista que baja de los cuatro minutos y que, en su caso, tendrá la ventaja de que afrontará su tentativa en la altitud de Aguascalientes (México).

No hay comentarios:

Publicar un comentario