Botha bate el mítico récord de Ulmer, vigente desde hace 18 años

Facebook Bryony Botha

Con ocasión del campeonato regional neozelandés de Waikato-Auckland, la ciclista Bryony Botha ha batido el récord nacional de los 3.000 metros persecución, con un tiempo de 3:24:256. La noticia no tendrá más trascendencia internacional si no fuera porque la plusmarca batida (3:24:537) tenía una vigencia de casi 18 años y fue establecida por la mítica Sarah Ulmer en la final de los Juegos Olímpicos de Atenas, convirtiéndose en ese momento en récord del mundo. La marca no fue superada hasta 2010 por Sarah Hammer, con 3:22.269 en la altitud de Aguascalientes.

“Para ser honestos, ha sido un resultado bastante inesperado. Pero estoy absolutamente emocionada y no puedo esperar a ir más rápido”, decía la ciclista en su cuenta de Facebook. Botha, de 24 años y que hasta ahora no solía dedicarse a esta disciplina, se apuntó “porque no había nada en juego”. Empezó su tentativa de forma bastante conservadora y aunque fue a más, incluso al terminar no sabía si había superado la plusmarca de Ulmer. “No fue hasta que llamé a mi padre y me confirmó que era un récord. Tenía que suceder en algún momento, y estoy contenta de haber sido yo quien lo hizo. Me hace feliz saber que mi entrenamiento y todo lo que estamos haciendo está funcionando”, y no descartó metas mayores en los Nacionales dentro de un mes e incluso poder luchar por una medalla en los Mundiales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario