Los Campeonatos de España de Galapagar, vistos 'a toro pasado'

El secretario de Estado, imponiendo una medalla.
Foto: Fed. Española.

Aunque la presencia del propio secretario de Estado para el Deporte en la ceremonia protocolaria del último día en los Campeonatos de España de Galapagar -algo que no había sucedido, creo recordar, en los últimos lustros- puede significar alguna que otra noticia positiva en el futuro para el ciclismo en pista nacional, lo cierto es que, desgraciadamente, no hay muchos motivos de alegría en el momento presente, y así lo vivimos durante un Nacional en que se percibía bastante crispación en algunos momentos. Y que evidencia que la pista española tiene que cambiar mucho, y siguen sin darse los pasos necesarios.

De una pista sin estructura al efecto Pogacar

Por ejemplo, se demostró que el ciclismo en pista nacional no tiene una estructura. Ausente Juan Martínez Oliver por el lamentable suceso que todos sabemos, y sin que el programa estrella federativo de rendimiento haya tenido a ninguno de sus técnicos en Galapagar, aunque solo fuera para intercambiar informaciones -que falta le hace a alguno- con los técnicos autonómicos, la responsabilidad del seguimiento ha tenido que recaer en dos hombres ‘de la pista’ que están haciendo una excelente labor de apoyo al seleccionador, como Sergio Aliaga y Emaitz Izagirre, pero que no están en el organigrama federativo, que se reduce exclusivamente al seleccionador. Por cierto, Galapagar también demostró que no es un buen momento para los técnicos autonómicos, pero ya hablaremos de este tema.

Rubén Sánchez, celebrando su último oro, con Calzada.
Foto: Fed. Española

Sobre la menor participación que ha habido respecto a años anteriores, la razón está clara: la carretera. Pese a no haber ninguna prueba que entrase en competencia directa, sí que es cierto que algunos ciclistas han querido aprovechar la Semana Santa para descansar o para entrenar, pero pensando en la ruta, sin que puedan pensar en los beneficios que les supone la pista, entre otras cosas por la falta de alicientes a largo plazo. Y si antes era una visión que tenían sólo los sub23, pensando en el profesionalismo, ahora el listón se ha bajado hasta los juniors y aunque parezca una tontería, por el efecto Pogacar. Y es que ahora hay muchas personas en el entorno de los ciclistas que quieren tener no sólo profesionales, sino figuras lo antes posible. Y la pista es una distracción en este camino… que no conduce sino al fracaso en el 99,9% de los casos.

¿Velocistas o fondistas?

Afortunadamente hay una buena cantidad de nombres que han mostrado excelentes maneras, y a los que me gustaría dedicar unas líneas. Por ejemplo, el cadete madrileño Rubén Sánchez, con cuatro oros individuales (velocidad, keirin, 500 metros y eliminación), uno que se le ‘escapó’ en scratch al salírsele el pie, aunque se quedase en Madrid, y la plata en la velocidad por equipos. Pero no olvidemos que Sánchez ya fue bronce en Mallorca en madison y ómnium. ¿Velocista o fondista? Ante la falta de un proyecto de velocidad de la Española, a nadie le podría extrañar que se terminara decantando por la carretera… pero sería una lástima ya que tiene no sólo una excelente planta para la velocidad, y además su mentalidad, su carácter no engaña. Aún es pronto para que elija, pero también es cierto que tampoco no le queda mucho tiempo si quiere decantarse por esta disciplina.

Saioa Orgambide. Foto: Román Mendoza

Entre los cadetes también señalaría a los ‘Héctor’ valencianos, Domínguez y Álvarez, que dominaron en las pruebas de fondo, con una puntuación de libro: posiblemente fue la carrera en la que más disfruté. La selección naranja también tiene una interesante y nutrida nómina de corredoras cadetes lo que le llevó al triunfo por selecciones.

Hubo otra ciclista que también se fue de Galapagar con cuatro medallas de oro, la navarra Saioa Orgambide, y todas individuales: velocidad, keirin, 500 metros y scratch. Y que, como el madrileño Sánchez, también subió al podio en Mallorca, al ganar junto a Ana Estella el Nacional de madison. En este caso, sus condiciones a nivel nacional están muy lejos de los estándares internacionales, por lo que es justificable (y obligada) su transformación hacia el fondo.

Los pistards que vienen

Tres fondistas de futuro: el vasco Garaiar,
el navarro Azanza y el valenciano Segura.
Foto Román Mendoza

Entre los chicos, me gustó mucho la valentía de otro navarro, Ibai Azanza, que no le salió del todo bien, aunque se llevó el bronce, en el scratch, pero sí en una puntuación que planteó de maravilla, y que apoyó a Orgambide a que Navarra lograra el triunfo por selecciones; la clase del vasco Beñat Garaiar, que ganó persecución y kilómetro, y también fue a por todas en la puntuación, aunque reconocía después que no tuvo la chispa de días anteriores. De los ‘primer año’ destacaría al madrileño Rafa Martínez -que termina la campaña de pista con cuatro oros, ahí es nada-, al vasco Urko Vidal, con un oro y dos platas, y al andaluz Hugo Sánchez, también en reconversión hacia el fondo, pero con muy buenas maneras y, sobre todo, ganas de ser pistard. ¡Lástima que no haya nacido en otro lugar!

Y aunque Comunidad Valenciana y Madrid -sin olvidar a Navarra y sus juniors, claro- hayan sido las selecciones más destacadas globalmente, no quiero olvidarme de una Cataluña que quizá haya sido la más perjudicada por la ausencia de pruebas por equipos femeninas juniors, ya que siempre han apostado por las cuartetas, la prueba que realmente define el nivel del trabajo realizado en una región, en un país. Lo mismo se puede decir de Baleares, aunque en este caso, la asistencia con un solo corredor -¿por las razones antes indicadas?- es la causa de que nos quedásemos sin verles en acción.

Clasificaciones completas juniors

Clasificaciones completas cadetes

4 comentarios:

  1. Me parece muy acertado el análisis, pero creo que puede que haya algo de culpa en algunos entrenadores/preparadores/seleccionadores que también acaban "profesionalizando" a estos corredor@s tan jóvenes, creando por ejemplo rivalidades entre miembros de una misma selección o desmereciendo a los que no se entreguen en cuerpo y alma a la selección, a pesar de tener buenos resultado y buena proyección. En lugar de transmitir a estos chic@s la ilusión por la pista les contagian un estrés que acaba decantádolos por otras modalidades. Está claro que no todos son iguales, no quiero ofender a nadie, simplemente es mi opinión de madre, por lo tanto, muy subjetiva.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece una aportación muy oportuna. El entorno del corredor incluye muchos personajes distintos -padres, directores, preparadores, incluso compañeros- que contribuyen a tomen decisiones que les alejen de la pista

      Eliminar
  2. Juan Martínez Oliver, actual seleccionador de pista: “la prioridad es impulsar el equipo y a partir de eso sacar individualidades. Cada vez tengo más claro que los ciclistas de fondo tienen que salir de la cuarteta, aunque eso no quiere decir que pueda haber excepciones, de corredores que no se adapten, pero que pueda brillar en las pruebas de fondo.”.

    Y te coges el palmarés que tiene esta web y echas un vistazo.

    Nombre: ********. palmarés en categoría junior:

    Campeón de España en 7 pruebas individuales en sus dos años en la categoría. Probablemente entre los 5 mejores juveniles españoles en muchos años.

    Pues alguien se ha olvidado de este corredor con esa birria de palmarés en juveniles.¿Motivos? Pues el seleccionador lo deja bien claro en el primer párrafo.(El que tenga un rato que saque el porcentaje de corredores ganadores de pruebas individuales de Alemania, Holanda, Dinamarca, Francia, UK, Italia, Nueva Zelanda, Australia, USA,..., que son especialistas en persecución por equipos, y que luego se lo pase al seleccionador español)

    Por no hablar de los criterios de selección, al parecer todos digitales:la convocatoria de corredores a concentraciones e incluso a pruebas internacionales, con una proyección entre nula y negativa, ¿por que son de tal o cual sitio o por que tienen buena relación con ***, para conseguir becas-ayudas, o por que sí?; la toma de decisiones disparatadas en medio de las competiciones....y así para escribir un libro antológico. Y no se te ocurra decir pío pío que entonces te hacen desaparecer del archivo para siempre.

    ¿Cómo no se va a ir a tomar por saco la pista española?

    ResponderEliminar
  3. Si el nivel del trabajo con la pista lo miden las cuartetas, ya te digo yo que Cataluña no hubiera subido mucho más en el medallero. La idealización que se tiene de lo que se trabaja la pista en Cataluña es increible....a pesar de que los resultados, año tras año, digan lo contrario.

    ResponderEliminar