Las féminas de Italia ejemplarizan la compatibilidad carretera-pista

De forma absolutamente involuntaria, ya que buscaba otra imagen muy diferente, he encontrado esta foto. Corresponde al Campeonato de Europa sub23 de Gante, en 2019. Y se trata de la cuarteta, con las cinco ciclistas italianas que consiguieron la medalla de oro en la persecución por equipos: de izquierda a derecha, Marta Cavalli, Elisa Balsamo, Letizia Paternoster, Vittoria Guazzini y Martina Alzini.

Todos los lectores de TrackPiste conocen bien estos nombres desde hace mucho tiempo porque desde aquel verano de hace tres años se han prodigado de forma exitosa en numerosas competiciones en los velódromos. Pero este año se ha producido su eclosión en la carretera y seguro que son muchos los aficionados ‘generalistas’ que ya las conocen.

Cavalli, ganando la Flecha Valona. Foto: FDJ

Cavalli (FDJ-Nouvelle Aquitanie/24 años) fue la única de ellas que no estuvo en el velódromo de Izu, ya que su apuesta en aquellos meses fue la carretera, y no le salió nada mal, ya que terminaba octava en la cita olímpica. Pero este año ha sido una de las grandes revelaciones de la ‘primavera’, merced a sus victorias en la Amstel Gold Race y en la Flecha Valona, sin olvidar el quinto puesto en la París-Roubaix o el sexto en la Lieja-Bastoña-Lieja. Del quinteto anterior, es la que menos contacto tiene con la pista, pero ni mucho menos la ha abandonado: ya estuvo a principios de año en una concentración con el nuevo técnico de las féminas, Marco Villa, y no nos extrañaría verla en algún evento en velódromo con la selección esta temporada. Por cierto, en su palmarés figura el ser la primera -y única de momento- campeona de Europa en derny, en 2019.

Balsamo (Trek-Segrafredo/24 años) saltó a la fama cuando el año pasado ganaba el sprint del Mundial femenino de Flandes… aunque ya había hecho lo mismo como junior, en el de Doha 2016 y en el Europeo sub23 de Plouay 2020. Entre medias, su rapidez le había permitido lograr algunas victorias, y su habilidad en los velódromos, hasta cuatro medallas mundialistas y ocho europeas. Y esta temporada ha sido otra de las grandes revelaciones de las clásicas, llevándose el triunfo en Gante-Wevelgen, Brujas-De Panne y Trofeo Alfredo Binda, así como el segundo lugar en la Ronde Van Drenthe. Y ha tenido tiempo de estar con la ‘azzurra’ en la pasada Copa de las Naciones de Glasgow.

Balsamo ganando la Gante-Wevelgen.
Foto: Trek Segrafredo/Sprint Cycling Agency

Paternoster (Trek Segafredo/22 años) también estuvo acompañada del éxito desde que era junior, y con una gran popularidad, por su carisma y su belleza. No obstante, en la máxima categoría aún le falta dar ese ’salto’ que han dado sus dos compañeras de cuarteta antes referidas, pese a que se proclamó campeona de Europa sub23 en 2019. En los velódromos, sin embargo, ha cosechado hasta siete medallas mundialistas y seis continentales. Y entre ellas se destaca el oro en la eliminación en el último Mundial, en el que se deshacía en lágrimas tras una temporada aciaga que le impidió llegar a Tokio en su mejor momento. Una mala suerte de la que aún no se ha despegado, ya que volvió a contagiarse de Covid lo que le impidió estar en la manga escocesa.

Guazzini (FDJ-Nouvelle Aquitanie/21 años) es la más joven, pero también es ya un elemento fundamental en la ‘squadra azurra’, por sus características de excelente rodadora, como ya demostró, por otro lado, al ganar el año pasado el Europeo sub23 de Trento en la modalidad contrarreloj. Esta semana en la Bretagne Ladies Tour Ceratizit fue segunda en la etapa inicial y en la crono de Locronan, antes de conseguir hoy mismo el triunfo final. Y antes de ello, también se dejaba ver en Glasgow con la selección de pista.

Alzini, celebrando su triunfo. Foto: Cofidis/MathildeLAzou

Alzini (Cofidis/25 años) también se ha estrenado en la ronda bretona, en el día de ayer, dando la primera victoria de la historia a su equipo, que debuta este año con una formación femenina tras muchos años con su equipo masculino. También es otra excelente persecucionista, clave en la selección transalpina, aunque es la única de las cinco que aún no ha logrado un entorchado de oro individual en su carrera, bien en carretera, bien en pista.

Todas ellas tienen en común el trabajo de muchos años, llevado por Dino Savoldi, que en su papel de técnico de pista y carretera supo trabajar con las ciclistas, sabiendo hacia donde debían orientarse en cada momento… y demostrando por enésima vez que la compatibilidad no sólo es posible, sino altamente provechosa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario