El velódromo de Tula está operativo después de dos años de obras

El velódromo de Tula ya tiene terminadas sus obras de reforma que se han llevado a cabo durante los dos últimos años, según anunció la semana pasada Dmitry Yakovlev, ministro de Deportes de la Región de Tula, en la reunión operativa semanal.

Se trata de una de las pistas más antiguas del mundo, ya que fue construida en 1896 y ha sido sometida a grandes renovaciones, en 1910, 1939, 1953, 1986 y 2010 antes de esta última reforma, que ha consistido en el arreglo de la pista, de 333,33 metros de cuerda, en la construcción de una visera sobre la misma y de una residencia anexa para alojar a deportistas.

Sin embargo, los costes de la reforma se incrementaron sensiblemente -e incluso obligaron a parar la obra en el verado de 2021- pasándose de los 250 millones de rublos presupuestados (2,79 millones de euros) a 357 (5,4 millones).

La instalación tiene una gran actividad, debido a la cercanía de Moscú -165 kilómetros al sur de la capital- y todos los años organizaba el Gran Premio Internacional de Tula, que volverá a celebrarse en mayo, aunque dependerá de la situación bélica si solo se reserva a ciclistas rusos o bielorrusos o vuelve a tener un verdadero carácter internacional si acaban la guerra y las sanciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario