Peralta, el más destacado hoy de los españoles: undécimo en keirin


La undécima plaza de Juan Peralta en el keirin ha sido el resultado más destacado de la selección española en la penúltima jornada del Europeo de Apeldoorn. El español quedaba quinto en la final B, mientras que en la A, un potentísimo Harrie Lavreysen lanzaba un ataque lejano que le permitía lograr su segundo oro, sin que el campeón del mundo, Mathijs Buchli pudiera rematar el doblete, ya que Dennis Dmitriev aguantaba muy bien la segunda posición.

Peralta en lucha con Carlin. Foto: British Cycling
El torneo de keirin comenzaba muy bien para Peralta ya que se clasificaba segundo en su serie por detrás del veterano Max Levi, pero superando con necesidad de foto-finish al británico Jack Carlin, lo que le suponía el acceso directo a semifinales. No le sucedía lo mismo a Pepe Moreno, quinto en su serie, y abocado a una repesca en la que solamente podía ser segundo. En la semifinal el español no tenía opciones -sexto- por lo que cerraba su participación en esa final B en la que no pudo pasar del quinto lugar, ya que se quedó encerrado y cuando quiso salir, el esfuerzo por remontar era superior a sus fuerzas.

En féminas, ni Helena Casas (quinta en su serie, tras irse al suelo), ni Tania Calvo (cuarta en la suya) lograban pasar en la primera ronda, y en repescas. A la final llegaban todas las favoritas y en un sprint cerradísimo la francesa Mathilde Gros de desquitaba de lo sucedido en la velocidad cuando se quedó fuera de la lucha de las medallas, por delante de Lea Sophie Friedrich, que también tenía ganas de revancha y se quedó con la plata, completando el podio in extremis la rusa Daria Shmeleva.

Mano a mano Coquard-Van Schip

Coquard. Foto: FFC
Y aunque la puntuación puede parecer devaluada desde que perdió su condición de prueba olímpica, sigue siendo una de las pruebas reinas del velódromo y más cuando hay una competencia como la que vimos hoy entre el francés Bryan Coquard y el neerlandés Jan Willem Van Schip. En una carrera en la que se ganaron hasta 38 vueltas -con cuatro algunos como el francés o Michele Scartezzini- el francés dominó hasta que Van Schip se despertó y empezó a remontar a base de sprints y tres vueltas ganadas para llegar los dos con opciones de triunfo a la última puntuación en la que el galo sentenciaba (98 a 93).

La tercera plaza parecía para Christos Volikakis, también protagonista en numerosos sprints, y más con el ‘dos’ de la última vuelta. Pero una revisión de las puntuaciones intermedias reveló que a Scartezzini le faltaba alguna cantidad y los 88 que le volvieron a sumar rebasaban a los 85 del griego, con lo que el italiano completaba finalmente el podio.

Oscar Pelegri no estuvo entre los elegidos, alternando momentos puntuales en que estuvo con ellos con otros en los que le faltó gas para secundar algún ataque, para finalizar decimotercero, con 33 puntos.

Usabiaga, en la puntuación. Foto: Federación Española
La prueba femenina se caracterizó por la ganancia de vuelta, de forma sucesiva, de hasta ocho corredoras, entre ellas la vigente campeona, la italiana Maria Giulia Confalonieri, que defendió muy bien su suerte en los sprints para totalizar 46 puntos por los 44 de la bielorrusa Tatsiana Sharakova que lo luchó hasta el final ganando la última puntuación, y de la ucraniana Ganna Solovei (38). La española Irene Usabiaga, que se iba al suelo en el tramo final, pudo estar atenta para reincorporarse y ser la mejor de las corredoras que no puntuaron en carrera, para terminar decimocuarta.

La última prueba, sin participación española, fue la persecución individual en donde el francés Corentin Ermenault marcaba el mejor tiempo (4:10.314) superando muy ampliamente, en más de cinco segundos, la plusmarca nacional gala que había establecido él mismo hace apenas dos meses. Su rival en la final era el subcampeón del mundo, Domenic Weinstein, en una serie que no tuvo el mismo brillo que por la mañana, con un tiempo de 4:14.258. En la lucha por el bronce, Felix Gross (Alemania) ganaba a Stefan Bisseger (Suiza), con un tiempo mejor que el de la final A (4:13.240) y una vez que el medallista de bronce en Pruszkow, Davide Plebani, solamente pudiera ser octavo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario