Zühlke, nuevo seleccionador alemán de fondo, se ve “más práctico” que su predecesor: “La dureza tiene que venir de la carretera”

Zülkhe. Foto: BDR

A principios de año, Tim Zühlke se hizo cargo de la selección de fondo masculina de Alemania, tras un exitoso periplo como técnico del equipo junior. En una entrevista realizada por la BDR, el nuevo seleccionador, de 42 años, habla de sus métodos de trabajo y del objetivo final, que no es otro que una medalla en los Juegos Olímpicos dentro de dos años, lo que supone tener que batir el récord nacional establecido en Izu en 3:48.861. 

Antes de nada, el de Erfurt señala que “tengo una filosofía diferente a la de Meyer y creo que he desarrollado una buena metodología de entrenamiento como entrenador de juveniles”, para señalar que “la principal diferencia con Meyer es que él es un excelente científico en formación, ha trabajado mucho con números y medidas, y yo soy más práctico”. 

Acto seguido, señala que su principal ventaja es ese conocimiento de los jóvenes, “porque los conozco y ellos saben cómo trabajo”, aunque en el futuro no distinguirá entre jóvenes y viejos, aunque quiere evitar esa presión por parte de los veteranos porque teman perder su puesto. “Somos un equipo y al final solo cuenta una cosa: el rendimiento”.

Como responsable de esa cuarteta que ganó el oro en el Mundial junior de 2019 señala a varios hombres de aquel equipo “Nicolas Heinrich y Tobias Buck-Gramcko lo hicieron bien el año pasado” ya en la máxima categoría, “Pierre Pascal Keup también sigue allí, mientras que Hannes Wilksch y Moritz Kretschy han centrado su atención en la carretera”. No obstante, no descarta a los ciclistas que se centren en la ruta. “Todo lo contrario. Espero que Felix Groß, por ejemplo, obtenga el permiso de su equipo para correr en pista de vez en cuando y también pueda competir en grandes torneos. Las cosas han ido muy bien con Roger Kluge durante años”. De hecho, señala, tras la concentración mantenida estas semanas en Mallorca que “noté que a algunos ciclistas les faltaba estrés. Mi filosofía es muy clara: El entrenamiento debe ser más duro que la competición. Si el rendimiento es el correcto, entonces puedes afinarte en la pista y mejorar los procesos técnicos. Pero la dureza tiene que venir de la carretera”.

La cuarteta junior campeona del mundo en 2019 aportará
una nueva hornada de fondistas con máximas ambiciones

Siguiendo con los mimbres de este nuevo equipo alemán, señala también a Benjamin Boos, “quien tiene las mejores condiciones físicas, no solo en las disciplinas de persecución sino también, por ejemplo, en madison”, a Tim-Torn Teutenberg en las pruebas de pelotón, “pero Malte Maschke, Moritz Malcharek y Laurin Drescher también tendrán su oportunidad”.

De cara a la primera Copa de las Naciones, en Glasgow, del 21 al 24 de abril, señala que “los días 1 y 2 de abril habrá una valoración en Frankfurt/Oder”, en la que se fijará más en aspectos de rendimiento que en técnicos. “Casi todo el equipo estará presente allí, incluidos los ciclistas de Tokio, como Theo Reinhardt, Domenic Weinstein y Leon Rohde. Y una semana antes de la primera Copa de Naciones tendremos tres días de competición en Gante. Después de eso, estableceré el equipo para la primera Copa del año”.

Una temporada en que el Campeonato de Europa en su propio país es definitivamente un primer punto culminante, “incluso si la pista es bastante complicada -es de 200 metros- y existe un mayor riesgo de caída debido a las curvas pronunciadas”. En cuanto al Mundial de octubre, señala que “aún no forma parte de la clasificación para los Juegos Olímpicos de París -algo que aún no se ha oficializado-, no estamos bajo mucha presión, por lo que podemos probar y probar cosas y cambiar algunas cosas en el entrenamiento. Pero, por supuesto, queremos hacerlo bien”.

Entrevista completa (en alemán)

No hay comentarios:

Publicar un comentario