Brillo alemán, sin destellos españoles, en el tercer día del Europeo

Kopecki superando a Georgi en la eliminación.
Foto: Belgian Cycling
Color alemán en la tercera jornada de los Campeonatos de Europa que se celebran hasta el martes en Múnich (Alemania), gracias a las victorias de Emma Hinze, en los 500 metros, y de Mieke Kröger y Nicolas Heinrich, en la persecución, aparte de la belga Lotte Kopecki en la eliminación y del portugués Iuri Leitao, en el scratch. Por parte española, nueve corredores intervinieron, y desgraciadamente poco que contar, salvo lo negativo que supuso una caída de Eukene Larrarte en la eliminación y que no sólo le supuso el abandono, sino que hay dudas sobre la continuidad de la guipuzcoana en el Europeo en el momento de publicar esta información.

Y es que una caída colectiva al inicio de la eliminación supuso detener la prueba y quedarnos en una incertidumbre de casi media hora sobre lo que sucedía. Eso sí, se vio que la española abandonaba la pista con el brazo doblado, lo que indicaba una posible lesión. Un primer análisis médico en el box no parecía revelar ninguna fractura, descartándose el traslado al hospital para que le hicieran unas placas, aunque la corredora está dolorida. En todo caso, se tomará una decisión según pase la noche. Peor suerte corrió la italiana Letizia Paternoster que tuvo que abandonar la pista en camilla.

La prueba se decidió con la experiencia de Kopecki imponiéndose al buen hacer de la británica Pfeiffer Georgi, una ciclista que no se prodiga con la selección británica, pero demostró su indudable clase. El podio lo completaba la neerlandesa Mylene de Zoete, en una carrera en la que la vigente campeona, Valentine Fortin, controló muy bien la situación, pero no pudo hacer nada en el sprint que dejaba a una ciclista fuera del podio.

Exhibición de Leitao

Leitao, celebrando su espectacular triunfo. Foto: UVP-FPC
Por su parte, el scratch se decidió con una verdadera exhibición de Leitao, con dos ataques en solitario que le permitieron coger sendas vueltas -a falta de 45 y de 26 giros- y sentenciar la prueba. “Había corrido la Vuelta a Polonia y sólo tuve un día para descansar antes de ponerme a entrenar, pero me he sentido bastante bien. Aprendí bastante de cómo podía ir la carrera viendo la puntuación de ayer. Sabía que tenía que esperar mi momento y así fue”, indicaba el corredor de Caja Rural.

En la parte final varios corredores intentaron hacer lo mismo, pero sin éxito, hasta que lo intentó el alemán Moritz Malcharek, a falta de diez vueltas, que parecía que había ganado también vuelta, aunque al final se hacía con la plata por entrar adelantado. Lo mismo que el neerlandés Roy Eefting para el bronce, aunque inicialmente se le dio la posición al polaco Bartosz Rudyk.

Albert Torres terminaba en el puesto 11, después de intentarlo junto al suizo Dominik Bieler a falta de cinco vueltas, buscando el bronce por el mismo camino que los otros medallistas. Pero al balear le faltó la chispa de sus mejores momentos y no tuvo opción de podio. Eso sí, de nuevo hizo gala de experiencia y profesionalidad, aunque no le valiera de mucho.

Centrándonos ahora en los éxitos alemanes, Hinze no tuvo ningún problema en su primera gran competición internacional en los 500 metros. Después de dominar la clasificatoria matinal con casi ocho décimas sobre la ucraniana Olena Starikova, en la final mejoraba incluso su tiempo, para establecer un nuevo récord alemán (32.68), dejando a Starikova en 33.403 y Mirian Vece en 33.434: de hecho, la italiana se veía con la plata, pero en la última media vuelta cedía el metal. Para Helena Casas, un 35.224 que le suponía la decimoquinta plaza y el no entrar en la final de las ocho mejores.

Brennauer, despedida... de plata

Kroger y Brenauer en el podio. Foro: BDR
Como era de esperar, final alemana en la persecución femenina, con Lisa Brennauer y Mieke Kröger como protagonistas, aunque el desenlace no fue la despedida festiva que esperaba Brennauer. La vigente campeona continental y mundial llevó siempre la delantera hasta el segundo kilómetro, cuando comenzó a ver cómo su compatriota le recordaba diferencias, se ponía por delante y se imponía, por poco, pero dejándola sin su última medalla de oro en pista de su carrera, aunque fue la primera en ir a felicitar a Kröger: 3:22.469 a 3:23.566. Para el bronce, Vittoria Guazzini no tuvo rival en la británica Josie Knight: 3:24.813 a 3:27.523.

He tenido que controlar mis emociones antes de la carrera -decía Brenauer-, porque sabía que iba a ser la última vez. He hecho una súper carrera, pero sabía que si alguien podía vencerme era Mieke, y sinceramente estoy muy feliz por ella, porque se merecía esto. Tenía mejores piernas y posiblemente mejor táctica”.

En lo que se refiere a las españolas, para Ziortza Isasi un tiempo final de 3:40.473, que le suponía la decimoquinta plaza, mientras que Tania Calvo terminaba con 3.45.638, en el puesto 19.

Romero, en su actuación. Foto: Fed. Española

Por el contrario, en la versión masculina no hubo final alemana, ya que Tobias Buck-Gramcko sólo pudo ser octavo (4.16.778), aunque sí cumplió Nicholas Heinrich, con un tiempazo en la clasificatoria (4:08.995), que le garantizaba una renta de tres segundos y medio en la final ante el italiano Davide Plebani, repitiéndose las diferencias en la serie decisiva: 4:09.320 a 4:12.924

La final B tuvo como protagonistas al joven italiano Manlio Moro y al británico Charlie Tanfield, en un enfrentamiento en el que siempre llevó la delantera el ‘azzurro’, aunque al final su rival recortó diferencias para dejarlas en poco más de una décima (4:15.362 a 4:15.503).

Para Erik Martorell, un tiempo lejos de su récord de España (4:22.020) que le suponía la duodécima posición, mientras que Jaime Romero ocupaba la decimosexta plaza con un tiempo de 4:26.499.

Unas velocidades muy diferentes

Turnbull, la revelación británica en semifiales
Foto: British Cycling

También comenzó el torneo de velocidad en el que, ausentes los velocistas neerlandeses, se presentaba más abierta que nunca y ya se puedo ver desde el inicio, con cinco corredores en 9,6 y con Jack Carlin como el más rápido (9.604). Por la mañana se celebraron los dieciseisavos -de los que estaban exentos los diez mejores tiempos- y ya por la tarde, los octavos y los cuartos, en donde se vio que los enfrentamientos iban a ser muy distintos de los habituales, con ataques desde casi el inicio de la prueba y con ventaja para los que cogían la cabeza.

De cara a mañana, doble enfrentamiento franco-británico en semifinales: Carlin-Rayan Helal y Vigier-Hamish Turnbull, que dejaba fuera de esta penúltima ronda al polaco Mateusz Rudyk, segundo mejor tiempo, y además sin necesidad de desempate.

En cuanto a la actuación española, decimocuarta plaza en los 200 para Alejandro Martínez (10.034) y decimoséptima para Pepe Moreno (10.240), donde se les vio que les faltó adaptación a las distancias diferentes a lo habitual, pero que les suponía pasar a dieciseisavos, donde el alicantino superaba al húngaro Balint Csengöi, pero el manchego caía ante el italiano Matteo Bianchi. Y Martínez caía en octavos ante uno de los ya semifinalistas, el francés Vigier.

Inscripciones y resultados

No hay comentarios:

Publicar un comentario