Las pruebas de los JJ.OO (II): En féminas, ¿EE.UU o Gran Bretaña?

Sin llegar a estar tan abierta como la masculina, la persecución por equipos femenina en Tokio presenta también bastante incertidumbre, y por lo tanto interés, con dos selecciones favoritas por encima de todas, Estados Unidos y Gran Bretaña, aunque sin destacar una sobre otra, y con opciones de podio para casi todas ellas, ya que, salvo Francia, todas han pisado el podio en la máxima competición desde Rio 2016.

Es curioso porque seis de los ocho equipos masculinos que analizábamos el pasado jueves tendrán representación femenina -Dinamarca y Suiza dan paso a Estados Unidos y Francia- y todas ellas, menos las galas, estuvieron en los pasados Juegos Olímpicos, donde Gran Bretaña fue nuevamente la triunfadora, aunque en 2012 lo había sido con formaciones de tres corredoras. Otra muestra de que la constancia en el trabajo a largo plazo es la que da los frutos.

Estados Unidos. Campeonas del mundo en 2016, ya con una entonces jovencísima Chloé Dygert, cedieron sólo ante las británicas en Rio, aunque en el actual ciclo olímpico se han llevado el Mundial siempre que ha estado la de Indiana, aunque sin ella en 2019, sólo pudieron ser séptimas. 

USA Cycling ya ha dado su preselección para los Juegos, con la sólida Jennifer Valente como indiscutible -las dos únicas que estuvieron en Río-, y con Emma White, Lily Williams -quienes completaron la cuarteta en Berlín-, Christina Birch, Kendall Ryan y Megan Jastrab como aspirantes, si bien esta última parece reservada para la madison. En el último Mundial ratificaron su poderío, pero no lograron el objetivo que parecían haberse marcado de batir el récord del mundo, aunque allí establecieron la mejor marca estadounidense (4:11.229).

Gran Bretaña. Katie Archibald, Laura Trott -ahora Kenny-, Elinor Barker y Joanna Rowsell-Shand lograron el triunfo y el récord del mundo (4:10.236) en Rio. Y salvo la última, todas siguen integrando una cuarteta que, a diferencia de la masculina, ofrece plenas garantías para Tokio. 

Neah Evans se ha consolidado como la cuarta corredora, mientras que para la quinta tienen bastantes candidatas, aunque la habitual hasta el Mundial de Berlín, Eleanor Dickinson, se vio relevada en el Europeo de Plovdiv por la joven Josie Knight. Y con esta -en lugar de Barker- se quedaron a dos décimas de la plusmarca mundial, 4:10.237, en la final del Campeonato, lo que ratifica sus opciones, aunque Estados Unidos sea su bestia negra.

Alemania. Paso a paso, han conformado un equipo de plenas garantías, con cuadro grandes rodadoras perfectamente conjuntadas, con Lisa Brennauer como líder, respaldada por Franziska Brauße y Lisa Klein, y con Gudrun Stock completando una cuarteta que en el Mundial de Berlín no utilizó a la quinta ciclista, pero que podría ser Mieke Kröger , con opciones también para Charlotte Becker o Laura Süßemilch, que son las que forman el grupo con el que ha estado trabajando este invierno Andre Korff. 

La evolución del conjunto germano se puso de manifiesto en el último Mundial en el que fueron la selección que hizo el mejor tiempo (4:11.039, su récord nacional) en todo el torneo, aunque por el sistema de competición sólo les permitió luchar por el bronce, que ganaron por primera vez en su historia.

Canadá. En el pasado ciclo olímpico no se bajaron del podio en ningún evento, incluyendo la medalla de bronce en Rio, aunque en el presente han descendido un peldaño, con tres veces en la final B pero sin imponerse. 

Allison Beveridge, Jasmin Duehring y Georgia Simmerling formaron parte del equipo que subió al podio en los últimos Juegos Olímpicos, y también, junto a Annie Foreman-Mackey, formaban la cuarteta que cosechó el cuarto lugar en Berlín, donde establecieron su récord nacional (4:12.627). Todas ellas se encuentran en la lista oficial que ya anunció Canadá el pasado mes de julio, y en la que Ariane Bonhomme completa una formación, que por su experiencia es una candidata a tener en cuenta.

Australia. El mejor momento de las ‘aussie’ en el presente ciclo llegó en el Mundial de Apeldoorn, donde lograron el arco iris con Amy Cure, Ashlee Ankudinoff, Georgia Baker y Annette Edmondson. Todas ellas, junto a la prometedora Maeve Plouffe, habían sido nominadas de forma bastante anticipada -en marzo del año pasado- para integrar el equipo olímpico australiano. 

Con estos datos podríamos pensar en que tenemos a una de las grandes favoritas, pero hay otros datos que no lo refrendan. El primero de ellos, la retirada inesperada de una puntal como Cure, que aún no ha sido cubierta, ni hay pistas sobre su sustituta -Alexandra Manly, podría serlo por la experiencia de Mundiales anteriores-; el segundo de ellos, que hay al menos cuatro naciones que tienen mejor tiempo que las ‘aussie’, cuya plusmarca nacional, lograda en la Copa del Mundo de Cambridge, a finales de 2019, es de 4:12.460. Y el tercero, porque en el último Mundial solamente pusieron ser quintas. A su favor, que también saben 'planificarse' bien de cara a los Juegos.

Nueva Zelanda. También en Cambridge fue donde las ‘kiwi’ lograron su record nacional, pero con una marca impresionante, que ahora mismo es la tercera de todos los tiempos, tras las dos británicas: 4:10.705. Rushlee Buchannan, Holly Edmondston, Bryony Botha y Kirstie James fueron las autoras del ‘tiempazo’ y las que el pasado mes de noviembre fueron confirmadas para Tokio junto a Jaime Nielsen, con Jessie Hodges como eventual reserva. 

Aparte de esa referencia, Nueva Zelanda llegará a Tokio avalada por sendas medallas de bronce en los Mundiales de 2017 y 2019, aunque en Berlín no pudieran superar la sexta plaza.

Italia. Se trata de una selección llamada a las más altas cotas, debido sobre todo a la clase y a la juventud de sus corredores, donde se destacan Letizia Paternoster y Elisa Balsamo, que además parecen indiscutibles de cara a las pruebas de fondo, aunque la primera de ellas no termina de recuperar las mejores sensaciones tras su aciago 2020. Además, Edoardo Salvoldi cuenta con un amplio plantel de corredoras que las respaldan. 

Ausente la primera de ellas en el Europeo de Plovdiv, Balsamo junto a Martina Alzini, Chiara Consonni y Vittoria Guazzini, lograban el subcampeonato continental, con record nacional incluido (4:15.255). Pero no son las únicas: Silvia Valsecchi -sobre todo-, Rachele Barbieri, Martina Fidanza y Maria Giulia Confalonieri también tienen opciones de entrar en una cuarteta cuyo mejor resultado en todo el ciclo olímpico fue en el bronce de Apeldoorn 2018.

Francia. De forma agónica -por menos de tres décimas- superaron a Bélgica en el Mundial y se hicieron con la octava plaza olímpica, que estaba entre estos dos equipos: el que quedara por delante iba a Tokio. Una selección que, a día de hoy, está un peldaño por debajo de las demás, aunque el seleccionador galo, Steven Henry, comentaba que el objetivo es trabajar para París 2024, y dejar el récord nacional que lograron en 2019 en la Copa Mundo Minsk (4:17.372) en torno a 4:14.

Clara Copponi y Marie LeNet parecen fijas si se tiene en cuenta su condición de subcampeonas del mundo de madison, aunque hay otras cuatro candidatas más: Coralie Demay, Valentine Fortin, Marion Borras, -las que junto a Copponi establecieron la plusmarca referida- y Victoire Barteau. Por si sirve de referencia, en el último Mundial las que intervinieron fueron Copponi, Demay, Fortin y Le Net.


Fotos: 1 y 3. UCI Track, Mundial de Berlín; 2. UEC, Europeo de Plovdiv; 4, UCI Track, Mundial de Pruszkov; 5. Copa del Mundo de Cambridge 2019 y 6. Copa del Mundo de Hong Kong 2018.

No hay comentarios:

Publicar un comentario